Los impuestos propios de las comunidades se han multiplicado con la crisis

Ante la crisis y la austeridad recetada por la Administración central, las Comunidades Autónomas apostaron por los impuestos propios. En los últimos años, las diferentes Autonomías han multiplicado estos impuestos en busca de financiación para sus arcas, eso sí, unos con más éxito que otros. Todo aquello que no es gravado por una Administración es susceptible de incorporarse en el sistema tributario. Así, existen tipos y tasas para bolsas de plástico, gases fluorados, tierras infrautilizadas, aprovechamientos cinegéticos, agua embalsada y un largo etcétera.

En el año 2007, antes de la crisis económica, las comunidades contaban con 48 impuestos propios. En 2015, han llegado hasta 76, que no incluyen el impuesto sobre el patrimonio, el impuesto sobre sucesiones y donaciones o el impuesto sobre actos jurídicos documentados, sobre el que tienen plena competencia ya.

Cataluña es la comunidad que más ha multiplicado los impuestos en estos últimos años. De cuatro impuestos propios en 2007, hoy cuenta con 14, frente a las cinco de media en las comunidades de régimen común. En 2014, el Ejecutivo de Artur Mas fijó cuatro nuevos tributos: el impuesto sobre la producción termonuclear de energía eléctrica y sobre las emisiones contaminantes de óxidos de nitrógeno de la aviación comercial. También estableció un gravamen sobre las operadoras de internet y sobre las viviendas vacías, éste último en fase de tramitación. Detrás de Cataluña, Andalucía es la segunda comunidad con más impuestos propios.

La Junta de Andalucía presidida por Susana Díaz cuenta con tributos que gravan las bolsas de plástico, las tierras infrautilizadas, la emisión de gases o los vertidos a las aguas litorales. Baleares, Castilla y León y Castilla-La Mancha, en cambio, suman solo dos impuestos propios.

Montoro anuncia una recaudación contra el fraude fiscal de 12.300 millones de euros

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunció que el pasado 2014 se cerró con una recaudación contra el fraude fiscal récord de 12.300 millones de euros. “La mayor de la historia”, afirmó el mandamás en temas económicos del Gobierno. Montoro, que presidió en Sevilla una reunión con todos los delegados de la Agencia Tributaria de España, señaló a los periodistas que “la lucha contra el fraude fiscal está teniendo en esta legislatura los mayores éxitos de su historia”.

El titular de Hacienda quiso subrayar que “los 12.300 millones de euros de fraude fiscal aflorados el pasado ejercicio representan un incremento del 12% con respecto a 2013”. “Estos datos son el resultado de la eficacia del trabajo de los más de 26.000 profesionales de la Agencia Tributaria”, afirmó el ministro.

Hacienda instó a los evasores de la lista Falciani a regularizar para evitar penas de cárcel

Nada más tener conocimiento de la Lista Falciani, el Gobierno anterior a través de Hacienda, envió cartas a los defraudadores para que corrigieran la situación y evitar así posibles sanciones y, hasta la cárcel. LA misiva recogía literalmente dicho acto: "Según los datos que constan en poder de la AEAT, obtenidos a través del Departamento de Inspección Financiera y Tributaria, usted ha tenido la disponibilidad de fondos situados en Suiza en la/las cuentas del banco HSBC Private Bank Suisse durante el año 2005 y/o siguientes”.

Esta carta la envió Hacienda a 659 contribuyentes que la recibieron por correo ordinario en junio de 2010. Todos aparecían en la lista Falciani. Les invitaba a los declarantes a regularizar su situación tributaria en el plazo de 10 días y levantó duras críticas de la Organización de Inspectores de Hacienda, que entendieron que el proceso suponía un trato de favor a los presuntos evasores.

Hacienda rechazó en un primer momento abrir una inspección o comprobación tributaria y, en su lugar, recurrió a un proceso de gestión tributaria de control que implicó informar a los contribuyentes afectados e instarles a regularizar. La diferencia es muy importante. En el caso de la apertura de una inspección, los afectados podrían verse inmersos en un proceso penal por delito fiscal y enfrentarse a penas de cárcel. En cambio, el requerimiento que envió la Agencia Tributaria excluía cualquier pena de cárcel si los afectados seguían las instrucciones, regularizaban su situación y presentaban una declaración complementaria completa y veraz. Así lo hizo, por ejemplo, el que fuera presidente del Banco Santander hasta su fallecimiento en septiembre del año pasado, Emilio Botín.

¿Cómo adaptarse al dividendo digital?

¿Cómo adaptarse al dividendo digital?

El proceso de liberación del dividendo digital, que afecta a toda Europa, conlleva liberar la banda de 800 MHz (megahercios) -que ahora está ocupada en parte por algunos canales de la TDT- para que los operadores de telefonía móvil presten nuevos servicios de banda ancha de cuarta generación (4G). Pero ¿Tenemos claro qué debemos hacer para adaptarnos al dividendo digital? ¿Qué costes implica esta adaptación? ¿O si hay algún tipo de subvención?

La liberación es un proceso de ámbito europeo, obligatorio para todos los Estados Miembros, que permitirá ofrecer servicios de telefonía móvil 4G en la banda de 800 MHz.

¿Qué es el dividendo digital?

La televisión analógica ha utilizado para su emisión, desde principios del segundo cuarto del pasado siglo XX, parte de la banda de frecuencias de VHF (47 a 230 MHz) y parte de la banda de UHF (470 a 862 MHz). La llegada de las tecnologías digitales, así como de nuevos sistemas de compresión de información, permitió reducir el número de frecuencias necesarias para la transmisión de la televisión, de modo que en el espectro necesario para transmitir un programa de televisión analógica, se pueden transmitir hasta 6 programas de televisión con tecnología digital con calidad equivalente. Estas frecuencias disponibles pueden ser utilizadas para diversos fines, por ejemplo, nuevos programas de televisión de ámbito regional o nacional, televisión de alta definición o la prestación de servicios de banda ancha móvil.

El Dividendo Digital es el conjunto de frecuencias que han quedado disponibles en la banda de frecuencias tradicionalmente utilizada para la emisión de la televisión, gracias a la migración de la televisión analógica a la digital.

Para que los ciudadanos puedan disfrutar de este dividendo en forma de nuevos servicios de banda ancha inalámbrica, es necesario disponer de un conjunto de frecuencias contiguo. En Europa se ha determinado que este conjunto de frecuencias será la banda de 800 MHz (790-862 MHz).

En España, en la actualidad, las frecuencias del dividendo digital, están esparcidas, y la banda de frecuencias de 800 MHz está ocupada, en parte, por algunos canales de la TDT (canales 61 al 69 de UHF).

La liberación del Dividendo Digital es el proceso de reordenación de frecuencias necesario para que la banda 800 MHz quede disponible en toda Europa. Tras la liberación, la banda de 800 MHz dejará de utilizarse para la transmisión de la TDT y se asignará a los operadores de telefonía móvil para prestar nuevos servicios de banda ancha de cuarta generación (4G).

¿Cómo adaptarse al dividendo digital?

La liberación del dividendo digital es el proceso que consiste en la reordenación de algunos canales de la TDT, para cumplir con el mandato de la Comisión Europea de liberar las frecuencias radioeléctricas de la banda de 800 MHz (canales 61 a 69 UHF), con el fin de que pueda ser utilizada por tecnologías móviles en internet en movilidad (LTE/4G).

Los canales afectados se reordenarán a frecuencias por debajo de la banda de 800MHz y algunos ciudadanos tendrán que actuar sobre las instalaciones de recepción de televisión en sus hogares para continuar recibiendo la programación.

Atención. A diferencia de lo que ocurrió durante el proceso de transición de la televisión analógica a la digital en el año 2010, que implicaba un cambio de tecnología, en este caso, para continuar recibiendo la programación de televisión no es necesario cambiar de televisor ni añadir decodificadores externos, y tampoco es necesario cambiar la antena.

Sin embargo, durante la liberación del Dividendo Digital, los centros emisores cambiarán la frecuencia de emisión de algunos canales, por lo que los usuarios tendrán que resintonizar su televisor, en el momento en el que se anuncie para poder seguir viendo la programación.

Todos los ciudadanos tendrán que resintonizar sus televisores

Las comunidades de propietarios que tienen antena colectiva, además, deberán ponerse en contacto con un instalador de telecomunicaciones registrado, para que realice las adaptaciones necesarias en las instalaciones del edificio que amplifican la recepción de los canales cambiados, y posteriormente resintonizar.

Las comunidades de propietarios con antena colectiva, además, deberán contactar con un instalador autorizado

Atención. Los ciudadanos pueden acceder al listado de las empresas instaladoras registradas en España a través de la web www.televisiondigital.es. En este enlace, además, cada comunidad de propietarios podrá consultar el número de múltiples digitales que tiene que cambiar para adaptar sus instalaciones.

¿Qué hacer si mi vivienda es unifamiliar?

En general, en las viviendas unifamiliares (chalets, viviendas rurales o casas individuales que no tengan instalación comunitaria), tan sólo deberán resintonizar su receptor de televisión o su decodificador.

¿Qué hacer si vivo en un edificio comunitario?

En el caso de comunidades de propietarios, las actuaciones a realizar dependerán del tipo de instalación de recepción de televisión existente en el edificio, por lo que cada comunidad deberá contactar con un instalador de telecomunicaciones inscrito en el registro del Ministerio de Industria, Energía y Turismo para que evalúe el tipo de actuación que es necesario realizar. Si su sistema es:

- Centralita programable: Tendrá que reprogramar la centralita para el rango de canales afectados por la migración.

- Amplificador monocanal: Tendrá que sustituir los amplificadores de los canales afectados por la liberación del Dividendo Digital.

- Amplificador de banda ancha: no tendrá que realizar ninguna adaptación, solo será necesaria la resintonización de los canales.

Atención. En los casos en los que sea necesaria una adaptación, una vez realizada, los propietarios de las viviendas deberán resintonizar sus receptores de televisión

¿Hasta cuándo hay tiempo para adaptarse?

Los canales de televisión se emitirán simultáneamente por la antigua y nueva frecuencia hasta el 31 de Marzo de 2015, para garantizar que el ciudadano tenga tiempo de realizar las acciones necesarias para adaptarse a los nuevos canales, y disfrute de la televisión digital sin interrupciones durante el proceso de liberación del Dividendo Digital. 

Para minimizar el impacto y garantizar que el ciudadano tenga tiempo de adaptarse a los nuevos canales, el Real Decreto Real Decreto-ley 17/2014, de 26 de diciembre, amplía el plazo máximo para la liberación del dividendo digital, hasta el 31 de marzo de 2015.

Atención. Hasta esa fecha, y dependiendo de la zona geográfica, habrá emisiones simultáneas de un mismo canal en dos frecuencias distintas (simultcast).

¿Cuánto me va a costar?

El precio de la adaptación de las instalaciones de TDT no es fijo, ni está regulado, si no que está determinado por el mercado y es una relación privada entre el cliente y la empresa instaladora.

Los canales afectados varían según el área geográfica dónde viva, no es homogéneo en todo el territorio. Hay zonas geográficas más afectadas que otras por lo tanto los presupuestos pueden variar de un área geográfica a otra.

El coste, por tanto, es variable según el número de nuevas frecuencias que deban de ponerse en servicio y que es diferente en cada área geográfica.

Atención. El Ministerio recomienda que la comunidad de propietarios solicite dos o tres presupuestos a diferentes instaladores registrados para conseguir el mejor precio para adaptar sus antenas colectivas, un proceso que se realiza en pocas horas.

¿Hay ayudas del Gobierno?

Sí, el Gobierno ha puesto en marcha un programa de ayudas para compensar los costes derivados de la adaptación de los edificios afectados por la liberación del dividendo digital.

Las cuantías máximas de la subvención varían entre 100 y 550 euros y están destinadas a las comunidades de propietarios de un edificio o conjunto de edificios de viviendas, sujeto al régimen de propiedad horizontal, y que tengan instalado un sistema de antena colectiva basado en amplificadores monocanal o en una centralita programable.

Atención. La solicitud y tramitación de las subvenciones se realizará a través de la sede electrónica de Red.es o del Ministerio. Las ayudas, que deberán solicitarse una vez realizados los Trabajos. Para acceder a estas subvenciones es necesario que el instalador que realice la adaptación esté registrado.

El Dividendo Digital es el cambio en la Unión Europea donde se establecen las condiciones técnicas para que la banda de los 800Mhz (canales 61 al 69 de UHF) quede reservada para los servicios avanzados de Telefonía Móvil e Internet en Movilidad (LTE). El Gobierno ha aprobado ampliar el plazo máximo de liberación del dividendo digital más allá del 31 de diciembre de 2014, hasta el 31 de marzo de 2015, para facilitar que puedan avanzar las adaptaciones sin perder ningún canal de televisión durante el proceso.

Me obligan por sentencia de divorcio a vender el 50% de la vivienda con hipoteca a mi excónyuge ¿Qué fechas tomo en el IRPF y con la Plusvalía Municipal? ¿Cómo me afecta la reforma fiscal del IRPF?

Me obligan por sentencia de divorcio a vender el 50% de la vivienda con hipoteca a mi excónyuge ¿Qué  fechas tomo en el IRPF y con la Plusvalía Municipal? ¿Cómo me afecta la reforma fiscal del IRPF?

La fecha  de la transmisión del inmueble es la de formalización de la escritura de venta ante notario, en ejecución de la sentencia de divorcio. El depósito del importe de la venta en el juzgado es una fase del cumplimiento de la sentencia, que culminará cuando se formalice la venta en escritura pública. El pasado 28 de noviembre se ha publicado en el BOE la Ley 26/2014 que modifica la Ley del IRPF, que entró en vigor el 1 de enero de 2015 salvo en determinados casos en que se demora a 1 de enero de 2016 o 1 de enero de 2017 o en que se anticipa al día siguiente al de la publicación en el BOE.

Antecedentes

Se trata de una persona que se divorció en 2006 y que ha tenido varios juicios en relación con la vivienda habitual que compró con su excónyuge. Finalmente el 31/07/2014 se dicta la sentencia judicial que obliga a uno de los cónyuges a vender el 50% a su excónyuge por un importe determinado descontando la parte de la hipoteca correspondiente. El importe se ha ejecutado y está en el juzgado a disposición del cónyuge vendedor.

1.- Teniendo en cuenta los diferentes juicios que se han realizado desde 2006 y con la sentencia y el importe de la venta depositado en el juzgado ¿Se puede justificar que la transmisión de la vivienda se ha realizado el 31/07/2014? ¿Se tiene que esperar a ir al Notario a formalizar la escritura de la venta?

2.- En el auto del Juez de 31/07/2014 se dice que se cobra una cantidad, menos el 50% de la hipoteca ¿Qué importe se debe tener en cuenta como precio de venta en el cálculo de la ganancia patrimonial en IRPF, el importe cobrado deducido el importe de la hipoteca o el importe total sin tener en cuenta la parte de cancelación de la hipoteca? Como aun no se ha realizado ninguna gestión con el banco ¿Se debe esperar a realizar las gestiones con la entidad bancaria para confirmar el importe de la venta?

3.- En este tipo de acuerdo en el que finalmente se vende el 50% a la expareja ¿La persona que transmite debería liquidar la Plusvalía Municipal? ¿En que casos estaría exento de tributar la Plusvalía Municipal y que fuera el excónyuge en una posterior venta el que tributase por este impuesto? En el caso que la parte que transmite el 50% de la propiedad tuviera que liquidar en un mes la Plusvalía Municipal ¿A partir de qué día se entiende realizada la transmisión, el 31/07/2014 o cuando se formalice delante de Notario?

Fecha de transmisión y cálculo de la ganancia o pérdida patrimonial

El artículo 33.1 de la Ley 35/2006 del IRPF (LIRPF), establece que “son ganancias y pérdidas patrimoniales las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél, salvo que por esta Ley se califiquen como rendimientos”.

Como consecuencia de la venta de la vivienda, se producirá una ganancia o pérdida patrimonial cuyo importe se determinará, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 34 LIRPF por diferencia entre los valores de adquisición y de transmisión, valores que vienen definidos en los artículos 35 y 36 de la Ley del Impuesto, para las transmisiones onerosas y lucrativas, respectivamente.

En este caso, la fecha  de la transmisión del inmueble es la de formalización ante notario, en ejecución de la sentencia de 31/07/2014. El depósito del importe de la venta en el juzgado es una fase del cumplimiento de la sentencia, que culminará cuando se formalice la venta en escritura pública.

La parte del préstamo hipotecario asumida por el comprador forma parte de la financiación de la operación pero no influye a la hora de calcular la ganancia patrimonial generada en el vendedor.

Reforma fiscal del IRPF 2015-2016

El pasado 28 de noviembre se ha publicado en el BOE la Ley 26/2014, por la que se modifican la ley 35/2006, de 28 de noviembre, el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre la Renta de no Residentes, aprobado por el Real Decreto Legislativo 5/2004, de 5 de marzo y otras normas tributarias.

En el Impuesto sobre la Renta (IRPF) los cambios son importantes. Si bien se sigue con la misma estructura, se rebaja la tarifa estatal en dos fases, primero para 2015 y, definitivamente, con efectos en 2016. Esta rebaja, unida a algunos beneficios familiares, es importante si comparamos 2016 con 2014, incluso en muchos casos si lo hacemos con 2011, aunque todo va a depender de la utilización que las Comunidades Autónomas hagan de su capacidad normativa que, como es sabido, es amplia y afecta a elementos tan importantes como la tarifa que se aplica a la base liquidable general, a los mínimos personales y familiares o a las deducciones.

En todo caso, cabe recordar que se trata de una reforma fiscal en dos fases. Una primera que se aplicará desde el 01-01-2015 y una segunda, a partir del 01-01-2016.

En los que respecta a la problemática que se plantea en estos supuestos de divorcio matrimonial, en el que se lleva a cabo la venta judicial de la vivienda a un excónyuge, al vendedor puede interesarle efectuar la operación en 2014, ya que para 2015 entre otras medidas destacan las siguientes:

- En relación con las reglas generales de cálculo de las ganancias y pérdidas patrimoniales, se elimina la corrección monetaria del valor de adquisición de bienes inmuebles mediante la aplicación de coeficientes de actualización o corrección monetaria, y se mantiene la aplicación de los coeficientes reductores a los activos adquiridos antes de 31-12-1994, pero limitándolo a las transmisiones realizadas a partir de 01-01-2015 cuyo precio conjunto de transmisión sea inferior a 400.000€.

Por tanto, si adquirió cualquier bien antes de 1995, sepa que si lo vende, dona o permuta antes de 2015, podrá aplicar los coeficientes de abatimiento plenamente, es decir, reducirá la plusvalía obtenida proporcionalmente hasta el 20 de enero de 2006 considerablemente o en su totalidad. A partir de 1 de enero de 2015 todo sigue igual hasta que la suma de los valores de transmisión de los elementos patrimoniales adquiridos antes de aquella fecha supere 400.000 euros. La plusvalía proporcional a dicho exceso ya no podrá beneficiarse de los coeficientes de abatimiento que le corresponden.

Además recuerde que a partir de 2015 a la transmisión de inmuebles no se le aplicará la corrección monetaria, aunque el tipo de gravamen en dicho año y en los siguientes será menor que el de 2014.

- Se precisa que, cuando por imposición legal o resolución judicial se produzcan compensaciones dinerarias o se adjudiquen bienes en la extinción del régimen económico matrimonial de separación de bienes, no existirá ganancia o pérdida patrimonial. Además, se especifica que estas esta compensaciones a que se refiere esta letra d) del apartado 3 del artículo 33 LIRPF, no darán derecho a reducir la base imponible del pagador ni constituirá renta para el perceptor. Y por supuesto, como antes, no podrá dar lugar, en ningún caso, a las actualizaciones de los valores de los bienes o derechos adjudicados.

- Se incorporan en la base imponible del ahorro las ganancias y pérdidas patrimoniales cualquiera que sea el plazo de permanencia en el patrimonio del contribuyente, al tiempo que se podrán compensar en la base del ahorro rendimientos con ganancias y pérdidas patrimoniales, de forma progresiva y con determinadas limitaciones.

- Exención de plusvalías para mayores de 65 años: Se pueden excluir de gravamen las ganancias patrimoniales correspondientes puestas de manifiesto en la transmisión de elementos patrimoniales (inmuebles, por ejemplo) de personas mayores de 65 años si con el producto se constituye una renta vitalicia asegurada a su favor, en el plazo máximo de 6 meses, siendo el máximo importe que se puede destinar a constituir dicha renta de 240.000 euros.

- Se incrementan los mínimos personales y familiares, si bien el efecto se ve atenuado al llevarlos a una tarifa más reducida, siendo este efecto más acusado en 2016 que en 2015, por ser la tarifa inferior en este año. En general, el importe de los mínimos que ahora inciden como una deducción en cuota del 24,75% de su importe, en 2015 lo harán como una deducción del 20% y en 2016 del 19% de los mismos, aunque esto puede variar por las tarifas de cada Comunidad Autónoma y por los mínimos que, en su caso, regule cada una de ellas.

- Las escalas de gravamen sufren importantes modificaciones, reduciéndose los tipos marginales de todos los tramos. La reducción se produce en los ejercicios 2015 y 2016.

Así, se establecen nuevas escalas de gravamen, de la base liquidable general y del ahorro, con reducción del número de tramos y de los tipos mar¬ginales (en relación con los incrementados con el gravamen complementario vigentes en 2012, 2013 y 2014) que se va a implementar en dos fases, para 2015 y 2016. Con relación a la escala estatal de gravamen aplicable sobre la base liquidable general: el número de tramos se reduce a cinco, el marginal mínimo se fija en el 10 % para 2015 y en el 9,50 % para 2016, y el marginal máximo se fija en el 23,50 % para 2015 y en el 22,50 % para 2016. El gravamen final dependerá de la escala autonómica correspondiente. Si bien, a efectos de retenciones se propone una escala de cinco tramos cuyos tipos margina¬les oscilarían entre el 19 % (20 % para 2015) y el 45 % (47 % para 2015). La escala de gravamen (estatal más autonómica) aplicable sobre la base liquidable del ahorro será la siguiente:

Hasta 6.000 - 20% (2015) - 19% (2016)
De 6.000,01 a 50.000 - 22% (2015) - 21% (2016)
50.000,01 en adelante - 24% (2015) - 23% (2016)

Impuesto sobre el incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU)

El Impuesto sobre el incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), también llamado la “plusvalía municipal” se regula en los artículos 104 a 110 del texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales (TRLRHL), aprobado por Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo.

El artículo 59 del TLRHL configura al Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU) como un impuesto de establecimiento potestativo y se completa con el acuerdo de imposición y la aprobación de la correspondiente Ordenanza fiscal por la Entidad local.

Pues bien, el artículo 104.3 del TRHL dispone que no están sujetos a IIVTNU los incrementos de valor que tengan su origen en la transmisión de bienes inmuebles, entre cónyuges, como consecuencia del cumplimiento de sentencias de divorcio, con independencia del régimen económico matrimonial que rigiera el matrimonio.

A fines liquidatorios es indiferente que la partición del haber ganancial se haga mediante su distribución entre los cónyuges o mediante su venta en pública subasta con intervención de terceros; ambos constituyen los modos típicos de extinción de comunidad sobre cosas indivisibles, de acuerdo con el artículo 404 del Código Civil. El hecho de que en el acto de subasta intervengan terceros que eventualmente hubieran podido adquirir el inmueble es anecdótico a estos fines. Lo relevante es que el adjudicatario sea uno de los cónyuges. La transmisión aquí controvertida se produjo en ejecución de una sentencia de divorcio, es decir, en cumplimiento de lo acordado por el Juez en un proceso de dicha naturaleza, proceso que conlleva, además de la disolución del matrimonio, la liquidación del régimen económico matrimonial (Sentencia del TSJ Madrid de 14 de abril de 2011).

No están sujetas al IIVTNU las plusvalías del bien adjudicado a la esposa por la disolución de la sociedad de gananciales al fallecimiento del su esposo. Con independencia de la concepción que se tenga de la sociedad de gananciales, deben considerarse exentos del IIVTNU los bienes que perciben los cónyuges en concepto de adjudicación por la disolución de la sociedad legal de gananciales. En este punto resulta indiferente que la sociedad de gananciales se disolviera por el fallecimiento de uno de los cónyuges o tuviera lugar por cualquier otra causa, separación, divorcio, nulidad del matrimonio o acuerdo de los cónyuges, pues lo que aquí interesa es determinar el régimen aplicable a la adjudicación integra de un bien perteneciente a la sociedad de gananciales o uno solo de los cónyuges (Sentencia del TSJ del Principado de Asturias de 28 de diciembre de 2009).

Procede la aplicación de la exención objetiva a favor de las transmisiones de bienes inmuebles entre cónyuges como consecuencia de sentencias de nulidad, separación o divorcio matrimonial, siempre que dicha transmisión se acomode a lo que la sentencia establezca, aunque la transmisión se haya producido con anterioridad a que tal sentencia haya alcanzado firmeza (Sentencia del TSJ de Cataluña de 22 de enero de 1999).

Siguiendo los criterios doctrínales y jurisprudenciales, se puede afirmar que la adjudicación por extinción de una comunidad de bienes no constituye una transmisión a efectos del IIVTNU siempre que la adjudicación no exceda del porcentaje atribuible a la primitiva participación, por entenderse que en esta situación lo único que ha tenido lugar es la mera concreción material y física de una cuota ideal en una comunidad preexistente.

Por tanto en la extinción de la comunidad, de gananciales u ordinaria, mediante adjudicación a los cónyuges en proporción a su cuota de participación, sin que se produzca, por tanto, exceso de adjudicación, no se produce la sujeción al IIVTNU). En este supuesto, la división tiene carácter declarativo y no traslativo de la propiedad. Es una mera especificación, una mera concreción en función de las cuotas de participación en un condominio. No es adquisición «ex novo», sino la concreción material y física de una cuota ideal en una comunidad preexistente

La fecha de la transmisión del inmueble, a afectos del IRPF y de la Plusvalía Municipal es la de formalización ante notario, en ejecución de la sentencia de 31/07/2014. El depósito del importe de la venta en el juzgado es una fase del cumplimiento de la sentencia, que culminará cuando se formalice la venta en escritura pública.

No están sujetos al Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), los incrementos de valor que tengan su origen en la transmisión de bienes inmuebles, entre cónyuges, como consecuencia del cumplimiento de sentencias de divorcio, con independencia del régimen económico matrimonial que rigiera el matrimonio.

En los que respecta a la problemática que se plantea en estos supuestos de divorcio matrimonial, en el que se lleva a cabo la venta judicial de la vivienda a un excónyuge, al vendedor puede interesarle efectuar la operación en 2014, ya que para 2015 entre en vigor la reforma fiscal del IRPF que habría que analizar si le perjudica o favorece.