La UE dice que el periodo de prueba de un año con despido gratuito no vulnera normas europeas

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictaminó que el periodo de prueba de un año previsto en el contrato indefinido de apoyo a emprendedores que aprobó el Gobierno en 2012 no vulnera ninguna norma de la UE. El derecho de la Unión, señala el fallo, no impone ninguna obligación sobre los periodos de prueba de los contratos.

La primera sentencia responde al litigio iniciado por una ciudadana boliviana que trabajó para una empresa de hostelería durante cinco meses con este contrato y fue despedida por no haber superado con éxito el periodo de prueba. La ciudadana presentó una demanda solicitando que el despido fuera declarado improcedente y que la empresa fuera obligada a readmitirla. El juzgado de lo Social número 23 de Madrid, que tramita el caso, preguntó al Tribunal de Luxemburgo sobre esta cuestión.

El abogado general del TJUE, Nils Wahl, concluyó que el Estatuto de los Trabajadores español vulnera la directiva sobre despidos colectivos porque interpreta el concepto de “despido” de forma excesivamente restrictiva. Esto no es vinculante pero se tiene en cuenta en el 80% de las sentencias. Los jueces dictaminarán sobre este asunto en próximos meses.

Un 5% de los trabajadores que firmaron convenios colectivos consiguió que incluyeran compromisos de creación de empleo

Sólo un 5 por ciento de los empleados que firmaron nuevos convenios durante el año pasado consiguieron incluir el compromiso de crear empleo. De los dos millones de trabajadores, el 5,3% consiguió que la empresa incluyera un compromiso de crear empleo neto, frente al 1% de los trabajadores que firmaron su convenio en 2013. En 2007, antes de la crisis, este porcentaje de asalariados con compromisos de creación de ocupación era el doble. Además el pasado año, el porcentaje de trabajadores cuyos convenios recogían compromisos para mantener la plantilla y pasó del 16% al 17%.

En cuanto a la calidad de las nuevas contrataciones, el pasado año también aumentó el porcentaje de trabajadores con nuevos convenios que recogían cláusulas para convertir contratos temporales en fijos, esto supuso más que el 22% de 2013 e incluso más que el 25% de trabajadores con estas cláusulas en los convenios firmados en 2007, último año sin crisis económica. Igualmente se incrementaron las empresas y sectores que apostará este año por el relevo generacional. Así, la creación de empleo por jubilación anticipada (contratos de relevo) está presente en los convenios del 27% de los trabajadores que firmaron estos acuerdos el pasado año, lo que supuso casi multiplicar por dos los afectados por este tipo de cláusula en 2013 (14%).

En materia de tiempo de trabajo también hubo un cambio de tendencia el pasado año, aumentando del 0,9% al 8% el porcentaje de asalariados con nuevos convenios que redujeron su jornada pactada. Esto puede apuntar a una mejora de condiciones sin más o, por el contrario, indicar un recorte de jornada, acompañado generalmente de una disminución salarial, como alternativa a posibles despidos.

Patronal y sindicatos se dan más tiempo para cerrar el acuerdo de convenios para 2015

Los máximos líderes patronales y sindicales retomaron las negociaciones para alcanzar un acuerdo sobre el alza salarial para este 2015 y 2016. En la reunión se dieron cita los presidentes de las patronales CEOE, Juan Rosell, y Cepyme, Antonio Garamendi, con los secretarios generales de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, y no acabaron de sellar un acuerdo, aunque sí dejan las puertas abiertas al mismo.

Ambas partes acercaron posiciones para conseguir un nuevo acuerdo salarial y de empleo que podría ser crucial para consolidar la recuperación económica. Aunque no fueron capaces de cerrar un dígito para las recomendaciones salariales de este año, por lo que acordaron darse más tiempo para negociar. Si bien, fuentes conocedoras del encuentro aseguraron “que ha habido muchos avances, también en materia de salarios”. Así, todo apunta a que las posiciones iniciales de los sindicatos –que partían de subidas del 1,5% para este año– y las de la patronal –que ofrecían un 0,6% este año y un 0,8% en 2016– convergerán en subidas en el entorno del 1%.

Montoro vincula el auge del consumo a no subir el IVA

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró que el auge del consumo de estos últimos meses viene ligado a la decisión del Gobierno de no subir el IVA frente a las recomendaciones que proceden de Europa. El ministro considera que la negativa a seguir las recomendaciones externas de nuevas subidas del IVA ha permitido “un crecimiento interno del consumo”.

Montoro recordó que "España ya tiene un IVA muy alto", y defendió que "dentro de Europa caben fiscalidades diferentes propias de estructuras productivas diferentes". Por otra parte, valoró la importancia del tipo reducido del IVA para el sector turístico, y añadió que "todo lo que sea perjudicar esa fuente de crecimiento nos hace mucho daño".

Fedea reclama para reducir el déficit un tipo de IVA único y Sociedades al 15%

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) ha puesto sus ojos en la reducción del déficit público español. Para ello propone una nueva reforma tributaria que reduzca el déficit de la economía sin perjudicar el crecimiento económico. Su propuesta incluye cambios en casi todos los impuestos y algunas tasas y un tipo de IVA único para elevar la recaudación en un 4%. Fedea explica que su punto de partida es que la economía española cuenta con un sistema impositivo "muy ineficiente" que no es capaz de recaudar suficientes recursos para financiar el Estado de Bienestar, con un déficit estructural que ronda el 3%.

Su propuesta, tal y como explican, comparte las recomendaciones del Informe Mirrlees, que considera que una estructura óptima debe respetar los principios de progresividad, neutralidad, simplicidad y estabilidad. Sobre el sistema tributario español considera necesario cambiar su estructura para mantener la misma recaudación. En concreto, apuesta por aumentar las bases impositivas con la eliminación de deducciones, exenciones y beneficios fiscales y reducir los tipos marginales para situarlos en la media de los países desarrollados.

En el IRPF, Fedea propone eliminar por completo los beneficios fiscales, excepto la reducción por rendimientos de trabajo; aumentar el mínimo exento en un 45% -hasta 7.470 euros desde los 5.151 actuales- y reducir los tipos marginales, también los del ahorro. Con estos tres cambios, la reforma sería neutral en la recaudación.

En Sociedades, plantea eliminar los beneficios fiscales y la deducibilidad de los intereses, lo que dejaría margen para poder bajar el tipo al 15% manteniendo la recaudación sin cambios y situaría a España entre los países de la UE con menores tipos, cerca del nivel de Irlanda (13%). Según Fedea, este cambio tendría un efecto positivo sobre la creación y el crecimiento de las de empresas.

El aumento principal de la recaudación de la reforma de Fedea provendría del establecimiento de un tipo único de IVA del 21%, sin tipos reducidos ni superreducidos, que podría elevar los ingresos hasta en un 2%.