Precariedad laboral y desprotección de los trabajadores

Tener un empleo ya no es sinónimo de estabilidad laboral. Y ser más productivo tampoco garantiza una mayor remuneración. Esas son dos de las principales conclusiones del informe publicado este martes por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) bajo el título 'Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo'. Un documento en el que denuncia el incremento de la precariedad laboral desde que estalló la crisis, no solo en los países emergentes, sino también en las economías desarrolladas como España y demás miembros de la UE.

En concreto, el estudio analiza la situación del empleo en 90 países e indica que menos del 45% de los asalariados tienen un empleo indefinido a tiempo completo. Es decir, la mayor parte de los trabajadores por cuenta ajena (casi seis de cada diez) tienen contratos indefinidos a tiempo parcial o directamente temporales con la correspondiente merma en la protección laboral. Y la tendencia, según el informe, es a profundizar esa brecha. Todo ello en un escenario de dificultades económicas a nivel global que, según la organización internacional, elevó el número de personas desempleadas a 201 millones en 2014, lo que supone 30 millones más que los parados en 2008.

La situación para quienes tienen un empleo también se ha deteriorado en este periodo. Según el informe, en la mayoría de países los trabajos a tiempo parcial crecieron más que los empleos a tiempo completo durante los 2009-2013. Una realidad que se agudiza en las economías emergentes, donde además abunda el empleo irregular y sin remuneración. Pero el informe también cita expresamente a Francia, Italia, Japón o España como ejemplos de países desarrollados donde, además de aumentar la temporalidad, también se produjeron «elevadas pérdidas totales de empleo» en esos años.

Asimismo, el empleo asalariado sólo supone alrededor de la mitad del empleo mundial. En la UE y resto de economías desarrolladas este colectivo aún representa un 52,4% de los trabajadores, mientras que en América Latina cae a menos del 40% y se reduce a cerca del 20% de la fuerza de trabajo en regiones como el África subsahariana y Oriente Medio.

2,7 millones de parados podrían convertirse en estructurales

El cambio de modelo productivo en España hacia otro de mayor valor añadido hará que casi la mitad de los parados, que cuentan con una baja cualificación, no puedan encontrar trabajo en adelante y que la tasa de paro estructural se sitúe entre el 12% y el 13%, frente al 8% previo a la crisis.

Así lo ha indicado el responsable del Gabinete Económico de CCOO, Carlos Martín, durante la presentación del segundo número de 'En Clave de Economía' que elabora el departamento, en la que ha intervenido el secretario general del sindicato, Ignacio Fernández Toxo, quien ha destacado que actualmente el 60% de los desempleados lleva más de un año en esta situación.

Según Martín, evitar esta situación implica "otro presupuesto y otra reforma fiscal", para que, entre otras cosas, aumente el potencial de crecimiento de sectores como el industrial, en el que pueden emplearse parados que salieron de la construcción durante la crisis. Además, Martín cree que la solución también pasa por establecer "nuevos programas para recuperar a los parados de larga duración, que combine políticas de protección y de acompañamiento".

El 10% de la población del "club de los países ricos" gana 9,6 veces más que el 10% más pobre

La desigualdad entre ricos y pobres en los países de la OCDE ha alcanzado su nivel más alto desde que existen datos desde hace tres décadas, según un informe publicado hoy por esa organización. El análisis de la OCDE recomienda reducir la precariedad laboral y las brechas salariales vinculadas a las diferencias de género.

"Hemos alcanzado un punto de inflexión. La desigualdad en los países de la OCDE está en su nivel más alto desde que existen registros. Las pruebas muestran que la alta desigualdad es mala para el crecimiento", declaró en un comunicado el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Ángel Gurría.

La desigualdad ha alcanzado "un récord en la mayoría de países de la OCDE y tiene niveles incluso más elevados en muchas economías emergentes", agrega el estudio, que señala a Chile, México, Turquía, Estados Unidos e Israel como los países desarrollados con más desigualdad, frente a la mayor armonización salarial de Dinamarca, Eslovenia, República Checa y Noruega.

El 10 % de la población del llamado "club de los países ricos" gana 9,6 veces más que el 10 % más pobre, una proporción que se ha incrementado respecto a la diferencia 7-1 de los años ochenta y del 9-1 de inicios del siglo actual.

La insuficiencia presupuestaria no es causa justificativa del despido colectivo

El Tribunal Supremo considera ilegal la definición de “insuficiencia presupuestaria” que hizo el Gobierno en el reglamento de los despidos colectivos de los trabajadores públicos de 2012. La Sala III ha anulado parte del artículo 35.3 de ese reglamento al entender que los criterios que estableció para determinar si hay insuficiencia presupuestaria no se ajustan al Estatuto de los Trabajadores, que establece que la causa justificativa del despido colectivo no es la mera insuficiencia presupuestaria, sino la insuficiencia “sobrevenida y persistente”, adjetivos que obvia el reglamento del Gobierno.

El artículo 35.3 del reglamento introduce dos criterios para determinar si hay insuficiencia presupuestaria: el déficit presupuestario de la Administración Pública de referencia en el ejercicio anterior, y la minoración de créditos en un 5% en el ejercicio corriente o en un 7% en los dos ejercicios anteriores. Para el Supremo, seguramente ambos criterios pueden reflejar situaciones de insuficiencia presupuestaria, es decir, situaciones en que la empresa no dispone de una previsión de ingresos suficiente para hacer frente a los servicios públicos que tiene encomendados. Sin embargo, recuerda la sentencia, lo el Estatuto de los Trabajadores configura como causa justificativa del despido colectivo no es la simple insuficiencia presupuestaria, sino la “insuficiencia presupuestaria sobrevenida y persistente”.

Para el Supremo, “esta importante adjetivación está literalmente ausente” en el reglamento de 2012 y, sobre todo, no responde a la exigencia legal de que la insuficiencia presupuestaria sea persistente. “El simple déficit presupuestario de la Administración Pública de referencia en el ejercicio anterior no implica forzosamente tal persistencia”, señala el tribunal, que añade que aunque la minoración de créditos puede ser indicio de dicha situación, “no conduce ineluctablemente a ella”. “Más aún este criterio reglamentario supone una desviación del criterio legal, consistente en un dato material o sustantivo -como es la imposibilidad de financiar los servicios públicos encomendados- sustituyéndolo por un dato puramente formal”, advierten los jueces.

Ayuda a desempleados de larga duración

Ayuda a desempleados de larga duración

El Gobierno ha aprobado la percepción de una ayuda económica para personas desempleadas de larga duración.

426 euros
Los beneficiarios del programa percibirán una cuantía igual al 80% del IPREM (o sea, de 426 euros) durante un máximo de seis meses si cumplen, entre otros requisitos, el de carecer de rentas superiores al 75% del SMI y el de acreditar responsabilidades familiares.
Trabajar y recibir la ayuda

Una vez la ayuda se ha concedido, es compatible con un trabajo a tiempo completo o parcial (fijo o temporal) durante un plazo máximo de cinco meses.

Atención. La empresa puede verse beneficiada de esta compatibilidad:

Por un lado, deberá descontar de su salario la cuantía de la ayuda que su empleado esté cobrando, por lo que el coste efectivo de la contratación será muy bajo (si el contrato es a tiempo parcial, el descuento será proporcional al tiempo de trabajo contratado).

Apunte. A efectos de indemnizaciones y de cotización se considerará como base la totalidad del salario (con la ayuda incluida).

Además, también podrá aplicar las bonificaciones que le puedan corresponder, como la tarifa plana.

Si necesita cubrir un puesto de trabajo, podrá ahorrar contratando a un desempleado de larga duración.