El Gobierno, a favor de mantener la moderación de los sueldos para seguir siendo competitivos

La paz social entre patronal y sindicatos en vísperas de las elecciones municipales fue ayer bienvenida por el Gobierno, pero no la letra pequeña de su principio de acuerdo. Miembros del Ejecutivo mostraron frialdad con la subida pactada e incluso rechazo a una de las concesiones anunciadas inicialmente por la patronal: la de volver a utilizar el IPC español como referente de subidas salariales.

El más explícito fue el director de la Oficina Económica de Presidencia del Gobierno y secretario de Economía del PP, Álvaro Nadal. Éste no acogió de buen grado que la subida pactada para este año sea del 1%, el doble del aumento aprobado por el Consejo de Ministros para el Salario Mínimo Interprofesional y, mucho menos, que en 2016 supere el 1,5% en función de la inflación española.

"No estamos solos en Europa", advirtió Nadal en declaraciones en Barcelona. En su opinión, es necesario "no perder la referencia de cómo somos de competitivos respecto a los socios europeos y a otros sectores"."Sería bueno que se mantuviese la referencia a la inflación europea", agregó. Los índices de competitividad de España frente a la zona euro y la UE que maneja el Banco de España establecen que a finales de 2014 el índice se situó en 101,8 puntos en la comparativa con los costes laborales unitarios de los países que comparten la moneda única (100,6 respecto a la UE 28).

Uno de cada cinco parados ha cobrado trabajos 'en negro'

Uno de cada cinco parados y uno de cada diez ocupados admite cobrar en B, es decir, sin declarar a Hacienda ni a la Seguridad Social, según un estudio de Infojobs ESADE sobre el mercado laboral. Este mismo informe también revela que el 36 % de los encuestados en situación de desempleo aceptaría este tipo de remuneración. Según el informe sobre el estado del mercado laboral en 2014, presentado hoy en rueda de prensa por el director general de Infojobs, Jaume Gurt, y el profesor del departamento de Organización de ESADE, Carlos Obeso, los ingresos en B entre los ocupados han supuesto el 24,5 % de su salario.

La razón mayoritaria aducida por los encuestados para consentir ingresos en B es que la empresa sólo les ha ofrecido esta opción si bien un 20 % explica que aceptan este dinero para complementar su salario principal. En la rueda de prensa, el director de Infojobs ha dicho que, en su opinión, en España existe, "en general y de distintas formas", una explotación laboral estructural, que ha achacado a la falta de "políticas claras" de creación de empleo.

Según el informe, uno de cada tres parados recibió en 2014 una oferta de trabajo con un salario inferior a la prestación por desempleo, y de éstos el 46 % la aceptó.

1,4 millones de desempleados llevan tres años o más sin trabajar

El paro de larga duración sigue siendo una dura lacra para la economía española. Se comprueba con cada dato que asoma sobre el mercado de trabajo, el último en conocerse es que 1,4 millones de desempleados lleva tres años o más sin trabajar. Lo que es lo mismo, una de cada cuatro personas en paro (5,6 millones) llevan al menos un trienio en esa situación, según la submuestra de la encuesta de población activa (EPA).

Las cifras divulgadas ayer, correspondientes a datos extraídos durante todo el ejercicio 2014, pueden incluso quedarse cortas, puesto que el INE extrae estos 1,4 millones de parados del colectivo de trabajadores que han tenido un empleo antes de perderlo, poco más de cinco millones. Por tanto, fuera de esta cuenta se quedan quienes siendo parados no tienen experiencia laboral previa, unos 600.000.

Estos datos demuestran que la pregonada mejora laboral no llega a quienes peor lo están pasando: los que llevan más tiempo sin empleo. Esto ya se observaba en la EPA correspondiente al primer trimestre de 2015 —que hizo referencia a quien encadena más de dos años en paro—, publicada hace un par de semanas y se ve con más precisión en este estudio correspondiente a todo 2014.

Los impagos públicos han hecho desaparecer a 200.000 autónomos

Los autónomos afectados por los retrasos en los pagos del sector público tienen muy claro qué medidas deberían aprobarse para paliar de una vez por todas este problema, que se ha llevado por delante muchos negocios a lo largo de la crisis -unos 200.000 de acuerdo con los datos de que disponen las principales organizaciones de trabajadores por cuenta propia-.

Así, los autónomos exigen al Gobierno que establezca un recargo del 20 por ciento a aquellas Administraciones que incumplan el plazo de pago de 30 días establecido, tanto por la Ley de Morosidad, como por la Directiva europea.

Sólo hay que recordar que, a lo largo del primer trimestre, el sector público situó de media en 85 días el plazo medio de pago a sus proveedores, lo que implica haber triplicado prácticamente el periodo legal establecido.

En este caso, Aragón, Murcia y Andalucía fueron las autonomías más morosas, al haber abonado sus facturas por encima de los 120 días. Sin embargo, el sector público no es el único responsable de las dificultades que atraviesan muchos autónomos y pequeñas y medianas empresas en nuestro país.

Patronal y sindicatos pactan un alza salarial del 1% para 2015 y del 1,5% en 2016

Las patronales CEOE y Cepyme y los sindicatos CCOO y UGT alcanzaron este lunes un principio de acuerdo que establece como marco general una subida de los salarios del 1% en el año 2015 y del 1,5% en 2016.

Tras meses de intenso diálogo sin fruto, los representantes de los empresarios y de los trabajadores se pusieron de acuerdo después de una reunión celebrada este lunes. Mañana está previsto que vuelvan a verse para cerrar la redacción del texto y firmarlo. El pacto alcanzado establece una subida de los sueldos del 1% durante el año 2015 y del 1,5% durante el año 2016. Además, incluye una cláusula de garantía salarial para el conjunto de los dos años.

De este modo, si la inflación aumentase por encima del 2,5% entre los dos ejercicios, entraría en vigor la cláusula y se compensaría a los trabajadores con la variación del IPC para que no pierdan poder adquisitivo. En la reunión de este lunes, de la misma forma que en los encuentros que se han producido en los últimos meses, estuvieron presentes los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, y los presidentes de CEOE y Cepyme, Juan Rosell y Antonio Garamendi.