400 millones menos en prestaciones y todas las Autonomías crearon empleo

En febrero pasado volvió a caer el porcentaje de los parados que cobra una prestación o un subsidio, pasando del 56,4% de enero al 55,7%. Respecto a hace un año este porcentaje se ha recortado en cinco puntos y el número de beneficiarios de estas ayudas ha disminuido en 377.459, un 14% menos. Pero lo que más ha descendido en el último año es el gasto realizado en estas prestaciones.

Solo en febrero se gastaron 400 millones menos en pagar prestaciones y subsidios que en el mismo mes del año anterior, lo que representó una disminución del 18%. Sobre todo, por el menor pago de las prestaciones contributivas, que son las más altas, las que primero se agotan y las que más cuesta generar, y que vieron aminorar el gasto un 23% (362 millones menos).

Por su parte, en marzo todas las comunidades autónomas crearon empleo, tanto respecto al mes anterior como a hace un año. Murcia y Andalucía fueron las regiones que más vieron crecer su número de cotizantes, con avances mensuales del 1,7% y 1,61% respectivamente. Mientras que Baleares, Cantabria y la Comunidad Valenciana encabezan la lista de las comunidades donde más creció el empleo en los últimos doce meses, con avances superiores al 4%. Solo dos provincias destruyeron empleo: Castellón, que perdió 1.221 cotizantes y Jaén, que cuenta con casi 7.000 afiliados menos que hace un año.

Reforma fiscal de las Sociedades Civiles con objeto mercantil

Reforma fiscal de las Sociedades Civiles con objeto mercantil

Las sociedades civiles con objeto mercantil pasan a ser contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades a partir de 01-01-2016 y no tendrán la consideración de contribuyente en el IRPF, estableciéndose un régimen fiscal especial para la disolución y liquidación de sociedades civiles en las que concurran determinadas circunstancias.

Problemática

El nuevo artículo 7 de la Ley 27/2014 del Impuesto sobre Sociedades, ha sido reformado, incluyendo entre los sujetos pasivos del IS a las "Sociedades Civiles de carácter mercantil".

A) Las Sociedades Civiles cuya actividad es la agricultura y la ganadería, no están consideradas según el Código de Comercio como mercantiles (C. Comercio arts. 2, 116, 117, 124 y 1670). Por tanto podrían seguir tributando sus partícipes por IRPF en régimen de atribución de Rentas. Esto con independencia que en el futuro en la tramitación del nuevo C. de Comercio puedan ser consideradas como "de carácter mercantil" y por tanto pasar a tributar en IS. ¿Es así? ¿Opinan que esta consideración de "mercantiles de las S. Civiles Agrarias es probable?

Hay que apuntar que de obligar, ahora, a tributar por IS a estas S. Civiles AGRARIAS (algunas bajo la forma de C. de Bienes) por IS, por tanto excluyendo la posibilidad de la tributación por E. Objetiva en el IRPF (Módulos), les va a perjudicar gravemente la factura fiscal y el cambio, en esta caso, no creo que vaya a ser asumido por el sector sin más...

B) La Reforma deja la redacción de la disposición transitoria 19ª de la siguiente forma: "Podrán acordar su disolución y liquidación, con aplicación del régimen fiscal previsto en esta disposición. Por tanto parece ser que NO SERA OBLIGATORIA LA DISOLUCIÓN Y LIQUIDACIÓN DE LAS SC.”

Así parece ser que la disolución y liquidación es voluntaria, por lo que podrían seguir como S. Civiles, aunque tributando por I. Sociedades, con la posibilidad de asignar una nómina (R. de Trabajo) a los partícipes que trabajen efectivamente en la S. C. ¿Es así?

Entiendo que lo más lógico, ya que se tributa por IS, es que las S. Civiles de carácter mercantil:

1) Se disuelvan, y pasen su titularidad a una persona física.

2) Se disuelvan transformándose en S. Limitada.

3) Permanezcan como S. Civil, tributando por IS.

Sociedades Civiles de carácter mercantil

Ley 27/2014 del Impuesto sobre Sociedades. Nuevo régimen de determinadas sociedades civiles

La nueva Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (LIS) introduce un nuevo planteamiento en relación con la tributación de las sociedades civiles.

Hasta ahora todas las sociedades civiles, no tenían la consideración de sujetos pasivos del IS ni de contribuyentes del IRPF y las rentas obtenidas por las mismas eran objeto de atribución a sus socios mediante el régimen de atribución de rentas regulado en la Ley del IRPF.

Sin embargo, teniendo en cuenta que existen determinadas sociedades civiles que tienen objeto mercantil, se ha decidido distinguir entre las sociedades civiles que no tengan objeto mercantil, las cuales seguirán tributando como hasta ahora en virtud del régimen de atribución de rentas, y las sociedades civiles que tengan objeto mercantil, que pasan a tener la consideración de sujetos pasivos del IS y a tributar de acuerdo con el régimen general de tributación regulado en el citado Impuesto.

Así lo indica la propia Exposición de Motivos de la nueva Ley del IS y lo corrobora la letra a) de su artículo 7.1, que establece que serán contribuyentes del IS, cuando tengan su residencia en territorio español, las personas jurídicas, excepto las sociedades civiles que no tengan objeto mercantil.

Esta nueva consideración del régimen fiscal de las sociedades civiles ha dado lugar a la modificación de la Ley del IRPF, cuyo artículo 8 ha sido objeto de modificación para señalar que no tendrán la consideración de contribuyentes las sociedades civiles no sujetas al Impuesto sobre Sociedades. Es decir, no serán contribuyentes ni del IS ni del IRPF las sociedades civiles que no tengan objeto mercantil, las cuales seguirán tributando, como hasta ahora, bajo el régimen de atribución de rentas.

La modificación comentada entrará en vigor el 1 de enero de 2016, razón por la que junto a la misma se han regulado dos concretos regímenes transitorios:

(a) Régimen de disolución y liquidación de sociedades civiles en 2016 (nueva disposición transitoria decimonovena de la Ley del IRPF9).

(b) Régimen de las sociedades civiles y sus socios a los que hubiese resultado el régimen de atribución de rentas en los términos de la Sección 2ª del Título X de la Ley del IRPF en períodos impositivos iniciados antes de 1 de enero de 2016 y pasen a tener la consideración de sujetos pasivos del IS a partir de dicha fecha (nueva disposición transitoria trigésima segunda de la nueva Ley del IS y nueva disposición transitoria trigésima de la Ley del IRPF).

La nueva disposición transitoria decimonovena de la Ley del IRPF establece un régimen fiscal especial, de carácter optativo, para aquellas sociedades civiles que decidan acordar su disolución y liquidación en 2016 siempre que cumplan las siguientes condiciones:

(a) Que antes de 1 de enero de 2016 vinieran aplicando el régimen de atribución de rentas previsto en la Sección 2.ª del Título X de la Ley del IRPF.

(b) Que a partir de 1 de enero de 2016 cumplan los requisitos para adquirir la condición de contribuyente del IS (que tengan objeto mercantil).

(c) Que el acuerdo de disolución con liquidación se adopte dentro de los seis primeros meses del ejercicio 2016 y todos los actos o negocios jurídicos necesarios para la extinción de la sociedad civil se ejecuten con posteriori-dad al acuerdo, dentro del plazo de los seis meses siguientes a su adopción.

A falta de opción, o si el acuerdo de opción por el régimen fiscal especial incumple los plazos anteriores, la sociedad civil tendrá la consideración de contribuyente del IS desde 1 de enero de 2016 con la consiguiente tributación por dicho impuesto por el régimen general.

Sociedad civil que realiza actividades de agricultura y ganadería

En nuestra opinión una sociedad civil que realiza actividades de agricultura y ganadería no tiene la consideración de sociedad mercantil, por los argumentos expuestos en la problemática planteada y además porque a efectos de llevanza de libros no se considera de objeto mercantil la agricultura.

Esto con independencia que en el fututo se modifique la normativa para que este tipo de sociedades tengan la consideración de sujetos pasivos del IS cuando sobrepasen ciertos límites cuantitativos o se refieran a determinadas actividades que por sus características se asemejen a otros sujetos pasivos del IS.

De todas formas el tema no lo tienen claro ni los propios funcionarios de Hacienda, que admiten que actualmente no son sujetos pasivos del IS pero que es probable que en un futuro próximo se cambie de criterio.

Entendemos que pasar a tributar por el IS afectaría a miles de pequeños agricultores que no podrían soportar la presión fiscal indirecta que comporta dicha tributación por IS.

Nuestra opinión es que las actividades que tienen asignado IAE serán consideradas con objeto mercantil y en el supuesto de la agricultura, es posible que se consideren sin objeto mercantil las explotaciones agrarias que no superen ciertos límites, como volumen de facturación, número de empleados, capital de socios solo capitalistas etc. Pero hay que esperar al desarrollo reglamentario para tener una opinión sobre cuando se considerará que una sociedad civil tiene carácter mercantil.

Por otro lado, en efecto, en la DT19ª se dice que podrán acordar la disolución y liquidación con aplicación del régimen fiscal previsto, por lo tanto la disolución y liquidación es voluntaria como ya hemos comentado y la SC podrá mantenerse tal cual pero tributará por el IS con lo cual deberá cumplir con los requisitos exigidos en la normativa del IS básicamente en la llevanza de libros de contabilidad.

Opciones

En cuanto a las opciones que tienen las sociedades civiles por la repercusión de la reforma fiscal les hacemos los siguientes comentarios a las opciones propuestas en el caso:

1.- Se disuelven y pasa su titularidad a una persona física.

Es la opción optima cuando el socio trabajador es el participe más importante de la sociedad y sobre todo cuando los otros socios son familiares que se han incluido en la sociedad civil a los efectos de reducir la presión fiscal distribuyendo los beneficios.

También será la opción óptima cuando los bienes de la sociedad correspondan a un socio y los otros socios sean únicamente capitalistas que han aportado dinero con una participación mínima que pueda ser asumida por el socio trabajador.

2.- Se disuelve la SC y se transforma en una sociedad limitada.

La citada DT19º fija unos plazos para proceder a la disolución y liquidación de la SC y se establece un Régimen fiscal muy favorable cuando se realiza dentro de los plazos fijados.

Entre las ventajas destacan que no se devengará el IIVTNU lo cual puede ser importante cuando en el activo de la SC hay inmuebles urbanos, así como la exención en la modalidad de OS del ITP y AJD.

El tratamiento de los bienes y derechos asignados a los socios es similar a lo establecido en su día para la disolución de sociedades patrimoniales. La posterior constitución de una SL tiene las ventajas propias de las sociedades de capital en cuanto a la limitación de la responsabilidad de los socios al capital aportado.

3.- Permanezcan como SC, tributando por IS

Es el supuesto más simple pero exige tributar por el IS a partir de 1 de enero de 2016, fecha a partir de la cual la sociedad civil deberá cumplir los requisitos exigidos por el IS. Como la llevanza de libros de contabilidad según Código de Comercio etc. y presentar los diferentes modelos exigidos según la actividad realizada.

Como inconveniente se puede citar la pérdida del derecho a aplicarse el régimen fiscal favorable de la disolución y liquidación de la sociedad civil, lo cual puede ser importante en el supuesto de que no esté asegurada la continuidad de la sociedad civil en los próximos años.

Comienza a aplicarse el nuevo sistema de formación para el empleo

El Boletín Oficial del Estado (BOE) del 23 de marzo, publicó el Real Decreto Ley para la reforma urgente del Sistema de Formación Profesional para el empleo. Se trata de un nuevo modelo de formación de ocupados y parados que sustituye al vigente y en el que ni sindicatos ni patronal tienen participación directa.

Formar desde dentro o encargarlo: El nuevo sistema mantiene la denominada hasta ahora formación de demanda o formación bonificada, que es la que realizan las propias empresas para sus trabajadores. Las compañías financian esta formación bonificándose al año siguiente la cuota formativa que abonan a la Seguridad Social. El pasado año unas 475.000 empresas formaron a sus trabajadores por esta vía, para lo que se destinaron unos 600 millones de euros.

¿Qué empresas pueden acceder a la formación bonificada? Todas las empresas, independientemente de su tamaño o sector de actividad. ¿Cómo financian los cursos las empresas? También se mantiene el mismo sistema de financiación que en la actualidad. Desde el primer día del ejercicio presupuestario, las empresas dispondrán de un crédito de formación, que podrán hacer efectivo mediante las bonificaciones en las cotizaciones empresariales por formación a la Seguridad Social.

En el 50% de los contratos el salario no supera los 889 euros mensuales de media

En el 50% de los contratos el salario no supera los 889 euros mensuales de media, según el estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre el mercado laboral en España a través de una encuesta a 1.111 españoles en edad de trabajar. Además, el 25% de los encuestados recibieron una oferta de trabajo con una remuneración de 650 euros al mes y en una de cada cinco entrevistas no se planteó el hecho de firmar un contrato laboral.

En esta línea, el estudio destaca la alta tasa de desempleo de larga duración, ya que más de un tercio de los encuestados sin trabajo lleva más de tres años en esa situación. Todo ello a pesar de que cuatro de cada diez desempleados han presentado más de 10 solicitudes en los últimos 3 meses. Además, el 84% de los parados busca un empleo de cualquier tipo y solo 7 de cada 100 solicitudes reciben algún tipo de respuesta. El salario varía en función del nivel de formación, siendo 1.036 el importe más alto para aquellos con estudios superiores, seguido de 878 para los que tienen estudios medios y 771 para quienes poseen estudios primarios.

Para OCU las prestaciones y subsidios destinados a los desempleados "se quedan cortos". El estudio refleja que un 66% de los encuestados no recibe ningún subsidio, mientras que el 34% de los parados que recibe alguna ayuda, percibe 635 euros de media.

Los parados mayores de 55 años en esta situación aumentan un 20% respecto a 2013

Este porcentaje supone, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), casi cinco veces más que la cifra registrada antes de la crisis (9,1% en el cuarto trimestre de 2008). Esta situación es principalmente grave entre los parados mayores de 55 años, entre los que el porcentaje supera el 60%, cifras nunca registradas en la serie histórica para ningún grupo de edad. Así, el 63,4% de los desempleados entre 55 y 59 años, y el 63,2% de los que tienen entre 60 y 64 años, llevan más de 24 meses tratando de encontrar un trabajo.

Los porcentajes son menores aunque también superan el 50% en los grupos de edad anteriores. En concreto, más de la mitad de los parados entre 45 y 54 años está en esta situación desde antes de 2013 (el 52,6% en el grupo entre 45 y 49 años, y el 54,6% entre 50 y 54 años). En cuanto a valores absolutos, un total de 2.387.200 parados llevan buscando trabajo más de dos años, 75.400 más que un año antes. En el caso de los parados entre 55 y 59 años esta cifra es de 279.200, un 21,2% más que en 2013, mientras que entre aquellos entre 60 y 64 años asciende a 104.700, un 17,2% más que un año antes.