Bruselas confirma que el déficit español cerró 2014 en el 5,7%

Bruselas ha confirmado que España cumplió el pasado año con el objetivo de déficit, al cerrar 2014 con un 5,8%, si se contabiliza la ayuda financiera. El desequilibrio español, sin embargo, es el segundo más grande de la UE, tan solo por delante de Chipre, lastrada por el coste del rescate a sus entidades financieras.

España ha logrado recomponer sus cuentas públicas en un tiempo récord. En 2012, el déficit, que mide la diferencia entre los ingresos y los gastos públicos, cerró en el 10,3% del PIB. Dos años después se ha reducido casi a la mitad al cerrar en el 5,8% del PIB (5,7% si no se tiene en cuenta la ayuda financiera). Un logro que le ha valido el reconocimiento de las autoridades comunitarias, pero que, sin embargo, no debe ocultar el largo camino que le queda a España para retomar la senda de la estabilidad presupuestaria.

Los datos aportados por Eurostat reflejan que el déficit español fue el segundo más grande de toda Europa, tan solo superado por Chipre. El rescate a las entidades financieras chipriotas provocó que el desfase entre ingresos y gastos haya pasado del 4,9% en 2013 al 8,8% del PIB en 2014. Sin ese incremento del pasivo de Chipre, España habría cerrado el pasado ejercicio con el déficit más abultado de la UE y se habría alejado del grupo de países que ya están cumpliendo con el objetivo fijado en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (mantenerlo por debajo del 3%). Ya son dieciocho naciones las que lo cumplen e incluso cuatro (Dinamarca, Alemania, Estonia y Luxemburgo) tienen superávit.

Los siguientes objetivos pactados entre el Ejecutivo de Mariano Rajoy y las autoridades comunitarias pasan por reducir el déficit al 4,2% este año (lo que supondrá un ajuste adicional de 16.000 millones de euros) y al 2,8% en 2016.