Las 10 claves del Mecanismo de Segunda Oportunidad

Las 10 claves del Mecanismo de Segunda Oportunidad

En el BOE del pasado día 28 de febrero de 2015, se publica el Real Decreto 1/2015, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera otras medidas de orden social, que establece un nuevo sistema de exoneración de deudas, más flexible y eficaz, que se aplicará tras la conclusión de un concurso por liquidación o por insuficiencia de masa, y que permitirá la exoneración de deudas siempre que se paguen los créditos privilegiados, contra la masa y, si no se ha intentado un acuerdo extrajudicial de pagos, el 25 por 100 de los créditos ordinarios.

El Real Decreto Ley 1/2015, de 27 de febrero, introduce un mecanismo efectivo de segunda oportunidad para las personas físicas, destinado a modular el rigor de la aplicación del artículo 1911 del Código civil.

¿En qué consiste la llamada segunda oportunidad?

La regla general es que, en los casos de conclusión del concurso por liquidación o insuficiencia de masa activa, el deudor persona natural quedará responsable del pago de los créditos restantes. Pues bien, en virtud del beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho, se establece una excepción a esta regla general, de modo queel deudor podrá ver exoneradas de forma automática sus deudas pendientes, cuando haya satisfecho en su integridad los créditos contra la masa, los créditos concursales privilegiados y, si no ha intentado un acuerdo extrajudicial de pagos, el 25 por ciento de los créditos concursales ordinarios

Se establece una segunda oportunidad en el ámbito concursal para deudores de buena fe con cargas que incluye, por primera vez, a las personas físicas.

 

Atención. Se establece un procedimiento especialmente simplificado para los particulares en lo que se refiere a los plazos de designación del mediador concursal y en la convocatoria de acreedores, así como la reducción de los aranceles notariales y registrales.

¿Qué requisitos hay que cumplir para acogerse a este beneficio?

- Deudor persona natural. 
- Tiene que haber concluido el concurso por liquidación o por insuficiencia de la masa activa. 
- Ha de ser deudor de buena fe. 
- Haber intentado celebrar un acuerdo extrajudicial de pagos, con excepciones
- Haber satisfechoen su integridad los créditos contra la masa, y los créditos concursales privilegiados y, si no hubiera intentado un acuerdo extrajudicial de pagos previo, al menos, el 25 por ciento del importe de los créditos concursales ordinarios.

Atención. Se entenderá que concurre buena fe en el deudor siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

- Que el concurso no haya sido declarado culpable. 
- Que el deudor no haya sido ni condenado en sentencia firme por delitos contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico, falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores en los 10 años anteriores a la declaración de concurso. Si existiera un proceso penal pendiente, el juez del concurso deberá suspender su decisión respecto a la exoneración del pasivo hasta que exista sentencia penal firme. 
- Que, haya celebrado o, al menos, intentado celebrar un acuerdo extrajudicial de pagos, con algunas excepciones.

El requisito de la buena fe del deudor es un requisito complejo que se desenvuelve en otros, a veces alternativos. Unos son negativos, como que no haya sido declarado culpable en el concurso o condenado en determinados procedimientos. Y otros positivos, como haber intentado celebrar un acuerdo extrajudicial de pagos, con excepciones.

¿Cómo se solicita este beneficio?

El deudor deberá presentar su solicitud de exoneración del pasivo insatisfecho ante el Juez del concurso dentro del plazo de audiencia que se le haya conferido.

El deudor persona natural podrá obtener el beneficio de exoneración de deudas insatisfechas, una vez concluido el concurso por liquidación o por insuficiencia de la masa activa.

Atención. En los concursos concluidos por liquidación o por insuficiencia de masa activa antes de la entrada en vigordel presente real decreto-ley, el deudor podrá beneficiarse del beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho, si se instase de nuevo el concurso, voluntario o necesario.

¿Qué créditos se extinguen?

El beneficio de la exoneración abarcará la parte insatisfecha de los siguientes créditos:

1. Los créditos ordinarios y subordinados pendientes, salvo los de derecho público y por alimentos.

2. Respecto a los créditos con privilegio especial, la parte de los mismos que no haya podido satisfacerse con la ejecución de la garantía quedará exonerada salvo que quedara incluida, según su naturaleza, en alguna categoría distinta a crédito ordinario o subordinado.

El proceso concursal permitirá la exoneración de todas las deudas, salvo los créditos contra la masa y aquellos que gocen de privilegio especial, aunque no se cubran con la totalidad de los bienes.

Atención. En caso de acreedores con garantía real, la parte que podrá exonerarse será aquella que no hubiera quedado cubierta en la ejecución de la garantía.

¿Cómo se produce la extinción de estos créditos?

Si están conformes la Administración concursal y los acreedores personados o no se oponen a la petición, el Juez del concurso concederá, con carácter provisional, el beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho en la resolución declarando la conclusión del concurso por fin de la fase de liquidación.

Atención. Si se oponen, sólo puede serlo porque no se cumpla algún requisito referido. El juez resolverá y, mientras no sea firme, no podrá dictarse auto de conclusión del concurso.

Los acreedores cuyos créditos se extinguen no podrán iniciar ningún tipo de acción dirigida frente al deudor para el cobro de los mismos.

¿Y qué ocurre con los restantes créditos que no se extinguen?

El deudor deberá presentar una propuesta de plan de pagos.

Las deudas que no queden exoneradas deberán ser satisfechas por el concursado dentro de los cinco años siguientesa la conclusión del concurso, salvo que tuvieran un vencimiento posterior, sin devengar interésdurante ese tiempo.

El deudor podrá quedar exonerado del resto de sus créditos (excepto los públicos y por alimentos), siempre que acepte someterse a un plan de pagos durante los cinco años siguientes.

Atención. El aplazamiento o fraccionamiento de los créditos de derecho público se regirán por su normativa específica.

¿Pueden los acreedores revocar la concesión de este beneficio?

Cualquier acreedor concursal estará legitimado para solicitar del juez del concurso la revocación del beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho cuando durante los cinco años siguientes a su concesión, aparte de otras causas de incumplimiento, mejorase sustancialmente la situación económica del deudor o se constatase la existencia de ingresos, bienes o derechos ocultados.

La exoneración de deudas podrá revocarse en el plazo de cinco años a solicitud de los acreedores cuando se acredite que se han ocultado ingresos o bienes o el deudor consiguiera una sustancial mejora de su situación.

Atención. En caso de que el Juez acuerde la revocación del beneficio, los acreedores recuperan la plenitud de sus acciones frente al deudor.

Entonces ¿Cuándo es definitiva la exoneración de las deudas pendientes?

Pasados los cinco años sin revocación, el Juez del concurso, a petición del deudor concursado, dictará auto reconociendo con carácter definitivo la exoneración del pasivo insatisfecho en el concurso.

Atención. Contra dicha resolución, que se publicará en el Registro Público Concursal, no cabrá recurso alguno.

La obtención de este beneficio se hará constar en la sección especial del Registro Público Concursal con posibilidad de acceso público, por un plazo de cinco años.

¿Y qué ocurre si el deudor no ha podido cumplir con el plan de pagos de las deudas que no se extinguen?

El Juez podrá decidir la exoneración incluso si el deudor no hubiese cumplido en su integridad el plan de pagos pero hubiese destinado a su cumplimiento, al menos, la mitad de los ingresos percibidos durante dicho plazo que no tuviesen la consideración de inembargables.

Atención. A estos efectos,se entiende por ingresos inembargables, no solo el salario mínimo interprofesional, sino que esta cantidad se incrementará en un 50 por ciento y además en otro 30 por ciento del salario mínimo interprofesional por cada miembro del núcleo familiar que no disponga de ingresos propios regulares, salario o pensión superiores al salario mínimo interprofesional

Este mecanismo de extinción de deudas no es aplicable en ningún caso a deudas públicas: Hacienda o Seguridad Social

¿Puede beneficiar este mecanismo a los fiadores y avalistas?

No. Quedan a salvo los derechos de los acreedores frente a los obligados solidariamente con el concursado y frente a sus fiadores o avalistas, quienes no podrán invocar el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho obtenido por el concursado.

Los acreedores podrán seguir dirigiéndose frente a los obligados solidariamente, fiadores o avalistas.

Atención. Si el concursado estuviera casado en régimen de gananciales u otro de comunidad y no se hubiera procedido a la liquidación del régimen económico conyugal, el beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho se extenderá al cónyuge del concursado, aunque no hubiera sido declarado su propio concurso, respecto de las deudas anteriores a la declaración de concurso de las que debiera responder el patrimonio común.

El objetivo de la conocida como "segunda oportunidad" es conciliar intereses de acreedores y deudores mediante unos procedimientos con garantías que permitirán afrontar el pago de las deudas de forma ordenada. El Gobierno ya había tomado medidas para reducir el sobreendeudamiento de las empresas y facilitar la supervivencia de aquellas que eran viables. Con este Real Decreto Ley se refuerzan estas medidas y se extienden para incluir a los particulares y para dar mayores facilidades a las empresas de más reducida dimensión. Se desarrolla, así, un marco permanente de insolvencia personal, en línea con las recomendaciones de los principales organismos internacionales y la Unión Europea.