os despachos se lanzan a por los clientes

Varios despachos se han lanzado a captar a un alto volumen de clientes perjudicados por productos financieros u otros conflictos. Se trata de un negocio millonario, pero los expertos advierten de que puede ser cortoplacista. Si usted escribe en el buscador de Google las palabras "abogados preferentes" encontrará un gran número de bufetes dispuestos a representarle en una demanda judicial.

En los últimos años, se ha incrementado la cantidad de despachos que han apostado por este nuevo nicho de negocio en España, basado en las reclamaciones de inversores de productos financieros o salidas a Bolsa fallidas, así como ciudadanos afectados por otros conflictos, como estafas o huelgas en el sector aéreo.

Esto pone de manifiesto que los despachos que más se anuncian tienen un primer servicio de atención telefónica para el cliente menos técnico en asuntos jurídicos, y que suelen cobrar una cantidad fija a fondo perdido por el asesoramiento, que oscila entre 150 y 450 euros, dependiendo de la cantidad invertida o del tipo de reclamación. Después, si se gana la demanda, el cliente debe pagar en algunos de estos bufetes otros 550 euros, pero la mayoría sólo obtiene sus honorarios a éxito, es decir, si ganan cobran un porcentaje de entre el 5% y el 10% de la cantidad recuperada.