La recaudación del IVA se sitúa en niveles anteriores a la crisis económica gracias al consumo

Los datos de recaudación fiscal empiezan a dar signos de recuperación como lo demuestra que se está empezando a recaudar lo mismo que antes de 2007. En el año 2014 se registró el primer incremento del gasto final sujeto a IVA tras acumular seis años consecutivos de caídas. Este indicador se nutre del consumo de los hogares y de la Administración Pública ya que el impuesto es neutro para las empresas.

 

En 2007, los españoles destinaron 482.072 millones en bienes gravados con IVA, un importe que cayó de forma continuada hasta situarse en 2013 en 366.658 millones. Es decir, un retroceso del 23,9% o equivalente al 11% del PIB. La tendencia se rompió en 2014. Cuando falta un mes para que Hacienda publique el detalle de la evolución de las cifras tributarias en el conjunto del ejercicio, resulta ya evidente que el año anterior se registró el primer incremento en siete años del gasto sujeto a IVA. Hasta el tercer trimestre, el aumento acumulado era del 5,8%, lo que implica que familias y Administración gastaron en torno a 388.000 millones en bienes sujetos a IVA -que son la mayoría- en todo el año 2014. Un incremento relevante, aunque todavía muy alejado de las cifras registradas antes de la crisis. De hecho, el gasto de bienes gravados en IVA en 2014 se situó en niveles parecidos al ejercicio 2012. La recaudación del Estado avanza con mayor ímpetu y en 2014 se situó en niveles previos a la crisis económica. Hacienda estima que el año pasado ingresó por el principal impuesto indirecto algo más de 56.000 millones.

 

Hasta noviembre, logró 53.738 millones, cifra que supera la recaudación anual de todos los ejercicios entre 2008 y 2013. Así, los españoles gastan como en 2012 y el Estado recauda como en el año 2007. Ello se explica por el efecto de las subidas fiscales. El anterior Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero elevó el tipo general del IVA del 16% al 18% el 1 de julio de 2010. También subió el gravamen reducido del 7% al 8%. Ello permitió elevar la recaudación a pesar de la caída del consumo.