Los vecinos y las maquinas expendedoras en la Comunidad de Propietarios

Los vecinos y las maquinas expendedoras en la Comunidad de Propietarios

Hay que tener en cuenta que los estatutos de la Comunidad pueden prohibir determinadas actividades. Si no fuera este el caso y los estatutos no contuvieran ninguna prohibición, para poder prohibir ahora la actividad con maquinas expendedoras, sería necesario modificar el título constitutivo de la comunidad, es decir, los estatutos. Para esta modificación del título constitutivo, se necesita del consentimiento unánime de todos los propietarios, al modificarse el titulo constitutivo, bien por asistencia y voto a favor, o bien por ausencia, sin que se haya hecho constar la disconformidad en un plazo de 30 días.

Comunidad de Propietarios

En una comunidad de propietarios, en un bajo hay un cartel en donde explican que se va a abrir una actividad, y se van a instalar máquinas expendedoras. Dos o tres vecinos ya han protestado porque dicen que hace mucho ruido. Quieren tener una reunión de la comunidad para tratar esta problemática.

¿Qué podemos hacer? Supongamos que tiene concedida licencia de actividad del Ayuntamiento. En este caso ¿puede la comunidad oponerse a la realización de esta actividad? Y sino tiene licencia, ¿qué puede hacer la comunidad? Y supongamos otro caso, la comunidad ahora mismo si se quiere oponer a la realización de esta actividad ¿puede hacerlo? ¿Tendría que comunicarle a la persona que va a realizar esta actividad, su rechazo?

Si desde que tiene el local abierto al público ¿es más difícil reclamar o los administradores tendrán que hacer algo?

Estatutos Comunidad de Propietarios

Para poder resolver este caso con mayor precisión, sería necesario conocer los estatutos de la comunidad de propietarios, pues hay que tener en cuenta que los estatutos pueden prohibir determinadas actividades.

Si no fuera este el caso y los estatutos no contuvieran ninguna prohibición, para poder prohibir ahora la actividad, sería necesario modificar el título constitutivo de la comunidad, es decir, los estatutos. Para esta modificación del título constitutivo, se necesita del consentimiento unánime de todos los propietarios, al modificarse el titulo constitutivo, bien por asistencia y voto a favor, o bien por ausencia, sin que se haya hecho constar la disconformidad en un plazo de 30 días.

Respecto a cómo afectaría a esta situación la licencia de apertura del Ayuntamiento, hay que tener en cuenta que la actividad de comercio al por menor de cualquier clase de productos alimenticios y de bebidas en régimen de autoservicio o mixto en establecimientos cuya sala de ventas tenga una superficie inferior a 120 metros cuadrados, está incluida en el ámbito de aplicación del Real Decreto Ley 19/2012, de 25 de mayo.

El Real Decreto Ley 19 /2012 de 25 de mayo de medidas urgentes de liberalización del comercio y de determinados servicios introdujo importantes novedades para racionalizar y flexibilizar la concesión de las licencias de apertura por parte de los Ayuntamientos, lo que fue llamado en su momento como licencias express.

En el caso de las actividades a las que se refiere esta norma, no es exigible la Licencia previa de apertura sino que es suficiente con una declaración responsable o comunicación previa al Ayuntamiento en la que el solicitante se compromete a contar con la licencia de apertura correspondiente. Este cambio es de aplicación para negocios nuevos pero también para cambios de titularidad de las actividades comerciales y de  servicios, así como para las licencias de obras en reformas que no necesiten proyecto de obra.

Por lo tanto, en principio, la actividad a la que se refiere su consulta, no requiere licencia de apertura sino solo una comunicación previa de apertura al consistorio.

Pese a todo lo anterior, si la actividad resulta muy molesta, la comunidad podría intentar la acción de cesación prevista en el Artículo 7.2 de la Ley reguladora del régimen de la propiedad horizontal y que dice lo siguiente:

“2. Al propietario y al ocupante del piso o local no les está permitido desarrollar en él o en el resto del inmueble actividades prohibidas en los estatutos, que resulten dañosas para la finca o que contravengan las disposiciones generales sobre actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas.

El presidente de la comunidad, a iniciativa propia o de cualquiera de los propietarios u ocupantes, requerirá a quien realice las actividades prohibidas por este apartado la inmediata cesación de las mismas, bajo apercibimiento de iniciar las acciones judiciales procedentes.

Si el infractor persistiere en su conducta el Presidente, previa autorización de la Junta de propietarios, debidamente convocada al efecto, podrá entablar contra él acción de cesación que, en lo no previsto expresamente por este artículo, se sustanciará a través del juicio ordinario.”

Ahora bien, al tratarse de una actividad no prohibida en los estatutos y que, además, no resulta dañina para la finca, será necesario probar que resulta molesta o insalubre para la comunidad (Por ejemplo: niveles de sonido superior al permitido por las ordenanzas municipales, etc.).

Si no fuera este el caso y los estatutos no contuvieran ninguna prohibición, para poder prohibir ahora la actividad, sería necesario modificar el título constitutivo de la comunidad, es decir, los estatutos.

En principio, la actividad a la que se refiere este caso, no requiere licencia de apertura sino solo una comunicación previa de apertura al consistorio.

Si la actividad resulta muy molesta, la comunidad podría intentar la acción de cesación prevista en el Artículo 7.2 de la Ley reguladora del régimen de la propiedad horizontal.