El presidente del Tribunal Militar Central ya no será nombrado por decreto del ministro de Defensa

El presidente del Tribunal Militar Central (TMC), figura central de la jurisdicción castrense, solo por debajo del Supremo, ya no será nombrado por decreto del ministro de Defensa, sino “refrendado por el ministro de Justicia, a propuesta del CGPJ”. Del mismo modo, se nombrará a los vocales de dicho tribunal, a quienes hasta ahora designaba el ministro de Defensa a propuesta de la Sala de Gobierno del TMC. Eso sí, el CGPJ deberá oír a la Sala de Gobierno del Tribunal Militar Central y elegir entre generales jurídicos en activo o en la reserva.

También el presidente y los vocales de los tribunales territoriales y los titulares de los juzgados togados serán nombrados por el CGPJ, a propuesta de la Sala de Gobierno del TMC, y no por el ministro de Defensa. Se elimina igualmente la posibilidad de que este último designe a jueces militares para que acompañen a las tropas al exterior.

La reforma es una de las más profundas realizadas en la jurisdicción castrense, al hacer que los nombramientos pasen a depender del Poder Judicial y no del ministro. Eso no significa que este pierda todas sus prerrogativas: conserva, por ejemplo, la de dar órdenes al fiscal militar, algo inconcebible en la justicia ordinaria.

La reforma permite que generales en la reserva se incorporen al TMC (para evitar que la recusación de alguno de sus miembros impida completar el tribunal) y rediseña el mapa de la jurisdicción castrense, con la desaparición de los juzgados de Cartagena (Murcia), San Fernando (Cádiz) Málaga, Palma de Mallorca y Burgos.