Alemania recela de la petición del Gobierno griego y la califica como un Caballo de Troya

El borrador alemán preparado para la reunión de trabajo previa al Eurogrupo extraordinario que se celebrará mañana sostiene que la petición realizada por Atenas "no incluye un compromiso claro para concluir con éxito el programa actual al dejar "mucho espacio para la interpretación". Además, los oficiales alemanes entienden que Atenas no deja claro cómo quiere hacer frente a sus pagos de las próximas semanas si no cumple con la recaudación tributaria". Por este motivo, creen que no tiene sentido iniciar la redacción de una declaración común en el Eurogrupo del viernes.

De este modo, la posición germana se muestra contraria a la refinanciación de los 10.900 millones de euros destinados a la recapitalización de los bancos helenos al considerar que ya aprobaron las pruebas de resistencias del BCE el año pasado. Mientras tanto, la delegación griega ha criticado a Alemania al asegurar que en el grupo de trabajo previo a la reunión de mañana mantuvo una línea "aún más dura" que en el encuentro del pasado lunes, según fuentes gubernamentales griegas.

De hecho, desde el seno del Ejecutivo que encabeza Alexis Tsipras consideran que tratar la petición de Grecia como “Caballo de Troya, seguramente no facilita el debate entre los socios europeos". "Alguien de mala fe podría tratar la actitud del Ministerio de Finanzas alemán como un caballo de Troya, como que no quieren un acuerdo beneficioso para todas las partes", agregaron.