Las medidas de Rajoy encaminadas a incentivar la contratación de fijos, aumentar la protección de los autónomos y ayudar físicamente a las familias monoparentales

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aprovechó el Debate sobre la Nación para dar a conocer las medidas estrellas de este año antes de las elecciones generales de noviembre. La principal, es una tarifa reducida para los nuevos contratos indefinidos por la que los primeros 500 euros del sueldo estarán exentos de cotizar a la Seguridad Social. Rajoy avanzó que será un relevo de la actual tarifa plana para la contratación y que pondrá en marcha una vez que esta finalice. Es decir, se aplicaría a partir del próximo 1 de abril, ya que la tarifa plana vigente se acaba el 31 de marzo, y beneficiará sobre todo a los trabajadores "más vulnerables", que es "donde se concentra más el paro y la temporalidad, ya que carecen de experiencia o de formación". Rajoy también ha anticipado que España crecerá un 2,4% en el 2015, cuatro décimas más de lo previsto.

Hasta ahora, las empresas o autónomos que contratan un nuevo trabajador de forma estable cotizan a la Seguridad Social por contingencias comunes 100 euros al mes durante los dos primeros años, sea cual sea el salario. Es decir, que las empresas pagan lo mismo en cotizaciones por un sueldo de 1.000 euros al mes que de 3.500 euros. En cuanto entre en vigor la nueva tarifa reducida, se introducirá progresividad en la rebaja fiscal, ya que la empresa cotizará en función del salario que abone a sus nuevos empleados indefinidos. "Seguimos trabajando para favorecer la creación de empleo estable y de calidad", ha señalado el presidente, que ha añadido que con de esta forma se pretende impulsar la incorporación al mercado laboral de los trabajadores con más dificultades para acceder al empleo.

Rajoy ha aprovechado para informar sobre otra bonificación, en este caso para los autónomos, que pretende facilitar la conciliación. Según ha explicado el jefe del Ejecutivo, esta bonificación consiste en facilitar que los autónomos puedan contratar a un trabajador, en caso de tener que dedicarse al cuidado de hijos menores de siete años o  familiares en situación de dependencia. De esta forma, ha dicho, se persigue que los autónomos tengan "las mismas facilidades que un trabajador por cuenta ajena". Esta medida consistirá en bonificar el 100% de las cotizaciones sociales durante un año. Esta es una vieja reivindicación de los autónomos, pues no pueden acogerse a reducciones de jornada para cuidar hijos pequeños y personas dependientes como sí hacen los trabajadores por cuenta ajena.

También centrada en la familia está la prórroga del 'cheque' de 1.200 euros anuales, que se extiende a familias monoparentales con dos hijos. Así, amplía las exenciones fiscales para familias contempladas en la reforma fiscal, con objetivo de que el número de beneficiarios final de esta iniciativa supere "el millón de ciudadanos".