El Tribunal Supremo considera accidente in itinere el robo con violencia

Los accidentes laborales in itinere siguen despertando la curiosidad de los tribunales que cada día amplían los supuestos. El último caso es el del robo camino de casa, siempre y cuando exista violencia. Una reciente sentencia del Tribunal Supremo considera accidente in itinere el robo con violencia sufrido por una trabajadora en el trayecto del trabajo a su casa, revocando las decisiones del Juzgado de lo Social y del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, que negaron tal circunstancia.

El caso en cuestión era el de una trabajadora de un estanco que, tras cerrar el local a las ocho de la tarde, fue víctima de un robo. El suceso le causó una incapacidad temporal por trastorno adaptativo. El Tribunal Supremo, que rechaza la interpretación de los otros tribunales, afirma que el ataque sufrido por un trabajador por parte de terceros debe ser considerado accidente de trabajo siempre que no obedezca a razones personales entre el agresor y el agredido.

El Alto Tribunal argumenta su postura comparando el caso de la víctima del robo con otros sucesos ya estudiados por la Justicia. Señala, por ejemplo, el caso de un trabajador que murió en una trifulca con un compañero a causa de problemas personales en torno a la esposa de uno de los afectados. En ese caso se descartó la consideración de accidente de trabajo.