Se contempla crear en la Inspección de Trabajo una unidad dedicada al fraude en formación

Las sanciones por fraudes en formación, tan presentes en los últimos años, van a aumentar. Es una de las principales novedades de la reforma del sistema de formación que está preparando el Ministerio de Empleo y está negociando con los agentes sociales. La nueva norma, todavía un borrador de real decreto ley que el Ejecutivo prevé tramitar por vía de urgencia, no se va a tratar en el Consejo de Ministros del viernes, según fuentes del Ejecutivo, que también advierten de que el borrador no es definitivo y puede cambiar.

Las negociaciones sobre el nuevo modelo de formación que quiere implantar el Ejecutivo continúan, según confirmaron fuentes de Empleo, por lo que mañana viernes no se abordará este asunto en el Consejo de Ministros como se había dicho en las últimas horas. Sin embargo, ya hay un borrador del Real Decreto que prepara el Gobierno con las líneas maestras del nuevo modelo de formación. El documento, que consta de 41 páginas, prevé aumentar las sanciones para quienes incurran en fraudes de formación, como los ocurridos con UGT en Andalucía y en la patronal madrileña, bajo el principio de "tolerancia cero".

Además, se creará en la Inspección de Trabajo y Seguridad Social una unidad dedicada específicamente a luchar contra estas prácticas irregulares. Y se incrementa de dos a cinco años el periodo máximo que los beneficiarios del sistema pueden quedar excluidos en caso de fraude. En la exposición de motivos de este borrador, se contempla que las organizaciones empresariales y sindicales "dejen de participar en la gestión de fondos y en impartir la formación como hacían hasta la fecha".