Bajar cotizaciones y reducir el paro juvenil

El Fondo Monetario Internacional (FMI) apuntó como opciones para el buen devenir de España en los próximos años reducir el salario mínimo internacional (SMI) o las cotizaciones sociales que pagan las empresas para incentivar la contratación de los trabajadores más jóvenes, que soportan actualmente en España una tasa de paro de alrededor del 50%. Así lo recoge el informe 'Desempleo juvenil en las economías avanzadas de Europa: En busca de soluciones', presentado por la economista del FMI, Angana Banerji, y el director de Fedea, Ángel de la Fuente.

El informe señala que "el crecimiento por sí sólo no puede solucionar el problema del desempleo juvenil", por lo que plantea reformas en el mercado laboral que pueden contribuir a ello. Éstas podrían incluir, según el FMI, una reducción de los costes laborales unitarios, mediante una reducción las cotizaciones sociales, una "reconsideración" del salario mínimo, la "reforma" de las prestaciones por desempleo para incentivar la vuelta de los parados al mundo laboral o la reducción de la dualidad entre trabajadores indefinidos y temporales.

El informe plantea, en primer lugar, que el empleo juvenil está relacionado especialmente con el crecimiento económico, hasta el punto de que cada punto porcentual de crecimiento del PIB español se traduce en dos puntos porcentuales de caída del paro juvenil. Según explica, ello se debe a que estos trabajadores españoles se emplean sobre todo en trabajos temporales, que son los primeros en destruirse durante las crisis, en su mayor parte, en pymes (75%), que presentan una mayor vulnerabilidad, y a que suelen trabajar en sectores muy sensibles a los ciclos económicos, como el de la construcción.