Fedea reclama para reducir el déficit un tipo de IVA único y Sociedades al 15%

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) ha puesto sus ojos en la reducción del déficit público español. Para ello propone una nueva reforma tributaria que reduzca el déficit de la economía sin perjudicar el crecimiento económico. Su propuesta incluye cambios en casi todos los impuestos y algunas tasas y un tipo de IVA único para elevar la recaudación en un 4%. Fedea explica que su punto de partida es que la economía española cuenta con un sistema impositivo "muy ineficiente" que no es capaz de recaudar suficientes recursos para financiar el Estado de Bienestar, con un déficit estructural que ronda el 3%.

Su propuesta, tal y como explican, comparte las recomendaciones del Informe Mirrlees, que considera que una estructura óptima debe respetar los principios de progresividad, neutralidad, simplicidad y estabilidad. Sobre el sistema tributario español considera necesario cambiar su estructura para mantener la misma recaudación. En concreto, apuesta por aumentar las bases impositivas con la eliminación de deducciones, exenciones y beneficios fiscales y reducir los tipos marginales para situarlos en la media de los países desarrollados.

En el IRPF, Fedea propone eliminar por completo los beneficios fiscales, excepto la reducción por rendimientos de trabajo; aumentar el mínimo exento en un 45% -hasta 7.470 euros desde los 5.151 actuales- y reducir los tipos marginales, también los del ahorro. Con estos tres cambios, la reforma sería neutral en la recaudación.

En Sociedades, plantea eliminar los beneficios fiscales y la deducibilidad de los intereses, lo que dejaría margen para poder bajar el tipo al 15% manteniendo la recaudación sin cambios y situaría a España entre los países de la UE con menores tipos, cerca del nivel de Irlanda (13%). Según Fedea, este cambio tendría un efecto positivo sobre la creación y el crecimiento de las de empresas.

El aumento principal de la recaudación de la reforma de Fedea provendría del establecimiento de un tipo único de IVA del 21%, sin tipos reducidos ni superreducidos, que podría elevar los ingresos hasta en un 2%.