Me obligan por sentencia de divorcio a vender el 50% de la vivienda con hipoteca a mi excónyuge ¿Qué fechas tomo en el IRPF y con la Plusvalía Municipal? ¿Cómo me afecta la reforma fiscal del IRPF?

Me obligan por sentencia de divorcio a vender el 50% de la vivienda con hipoteca a mi excónyuge ¿Qué  fechas tomo en el IRPF y con la Plusvalía Municipal? ¿Cómo me afecta la reforma fiscal del IRPF?

La fecha  de la transmisión del inmueble es la de formalización de la escritura de venta ante notario, en ejecución de la sentencia de divorcio. El depósito del importe de la venta en el juzgado es una fase del cumplimiento de la sentencia, que culminará cuando se formalice la venta en escritura pública. El pasado 28 de noviembre se ha publicado en el BOE la Ley 26/2014 que modifica la Ley del IRPF, que entró en vigor el 1 de enero de 2015 salvo en determinados casos en que se demora a 1 de enero de 2016 o 1 de enero de 2017 o en que se anticipa al día siguiente al de la publicación en el BOE.

Antecedentes

Se trata de una persona que se divorció en 2006 y que ha tenido varios juicios en relación con la vivienda habitual que compró con su excónyuge. Finalmente el 31/07/2014 se dicta la sentencia judicial que obliga a uno de los cónyuges a vender el 50% a su excónyuge por un importe determinado descontando la parte de la hipoteca correspondiente. El importe se ha ejecutado y está en el juzgado a disposición del cónyuge vendedor.

1.- Teniendo en cuenta los diferentes juicios que se han realizado desde 2006 y con la sentencia y el importe de la venta depositado en el juzgado ¿Se puede justificar que la transmisión de la vivienda se ha realizado el 31/07/2014? ¿Se tiene que esperar a ir al Notario a formalizar la escritura de la venta?

2.- En el auto del Juez de 31/07/2014 se dice que se cobra una cantidad, menos el 50% de la hipoteca ¿Qué importe se debe tener en cuenta como precio de venta en el cálculo de la ganancia patrimonial en IRPF, el importe cobrado deducido el importe de la hipoteca o el importe total sin tener en cuenta la parte de cancelación de la hipoteca? Como aun no se ha realizado ninguna gestión con el banco ¿Se debe esperar a realizar las gestiones con la entidad bancaria para confirmar el importe de la venta?

3.- En este tipo de acuerdo en el que finalmente se vende el 50% a la expareja ¿La persona que transmite debería liquidar la Plusvalía Municipal? ¿En que casos estaría exento de tributar la Plusvalía Municipal y que fuera el excónyuge en una posterior venta el que tributase por este impuesto? En el caso que la parte que transmite el 50% de la propiedad tuviera que liquidar en un mes la Plusvalía Municipal ¿A partir de qué día se entiende realizada la transmisión, el 31/07/2014 o cuando se formalice delante de Notario?

Fecha de transmisión y cálculo de la ganancia o pérdida patrimonial

El artículo 33.1 de la Ley 35/2006 del IRPF (LIRPF), establece que “son ganancias y pérdidas patrimoniales las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél, salvo que por esta Ley se califiquen como rendimientos”.

Como consecuencia de la venta de la vivienda, se producirá una ganancia o pérdida patrimonial cuyo importe se determinará, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 34 LIRPF por diferencia entre los valores de adquisición y de transmisión, valores que vienen definidos en los artículos 35 y 36 de la Ley del Impuesto, para las transmisiones onerosas y lucrativas, respectivamente.

En este caso, la fecha  de la transmisión del inmueble es la de formalización ante notario, en ejecución de la sentencia de 31/07/2014. El depósito del importe de la venta en el juzgado es una fase del cumplimiento de la sentencia, que culminará cuando se formalice la venta en escritura pública.

La parte del préstamo hipotecario asumida por el comprador forma parte de la financiación de la operación pero no influye a la hora de calcular la ganancia patrimonial generada en el vendedor.

Reforma fiscal del IRPF 2015-2016

El pasado 28 de noviembre se ha publicado en el BOE la Ley 26/2014, por la que se modifican la ley 35/2006, de 28 de noviembre, el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre la Renta de no Residentes, aprobado por el Real Decreto Legislativo 5/2004, de 5 de marzo y otras normas tributarias.

En el Impuesto sobre la Renta (IRPF) los cambios son importantes. Si bien se sigue con la misma estructura, se rebaja la tarifa estatal en dos fases, primero para 2015 y, definitivamente, con efectos en 2016. Esta rebaja, unida a algunos beneficios familiares, es importante si comparamos 2016 con 2014, incluso en muchos casos si lo hacemos con 2011, aunque todo va a depender de la utilización que las Comunidades Autónomas hagan de su capacidad normativa que, como es sabido, es amplia y afecta a elementos tan importantes como la tarifa que se aplica a la base liquidable general, a los mínimos personales y familiares o a las deducciones.

En todo caso, cabe recordar que se trata de una reforma fiscal en dos fases. Una primera que se aplicará desde el 01-01-2015 y una segunda, a partir del 01-01-2016.

En los que respecta a la problemática que se plantea en estos supuestos de divorcio matrimonial, en el que se lleva a cabo la venta judicial de la vivienda a un excónyuge, al vendedor puede interesarle efectuar la operación en 2014, ya que para 2015 entre otras medidas destacan las siguientes:

- En relación con las reglas generales de cálculo de las ganancias y pérdidas patrimoniales, se elimina la corrección monetaria del valor de adquisición de bienes inmuebles mediante la aplicación de coeficientes de actualización o corrección monetaria, y se mantiene la aplicación de los coeficientes reductores a los activos adquiridos antes de 31-12-1994, pero limitándolo a las transmisiones realizadas a partir de 01-01-2015 cuyo precio conjunto de transmisión sea inferior a 400.000€.

Por tanto, si adquirió cualquier bien antes de 1995, sepa que si lo vende, dona o permuta antes de 2015, podrá aplicar los coeficientes de abatimiento plenamente, es decir, reducirá la plusvalía obtenida proporcionalmente hasta el 20 de enero de 2006 considerablemente o en su totalidad. A partir de 1 de enero de 2015 todo sigue igual hasta que la suma de los valores de transmisión de los elementos patrimoniales adquiridos antes de aquella fecha supere 400.000 euros. La plusvalía proporcional a dicho exceso ya no podrá beneficiarse de los coeficientes de abatimiento que le corresponden.

Además recuerde que a partir de 2015 a la transmisión de inmuebles no se le aplicará la corrección monetaria, aunque el tipo de gravamen en dicho año y en los siguientes será menor que el de 2014.

- Se precisa que, cuando por imposición legal o resolución judicial se produzcan compensaciones dinerarias o se adjudiquen bienes en la extinción del régimen económico matrimonial de separación de bienes, no existirá ganancia o pérdida patrimonial. Además, se especifica que estas esta compensaciones a que se refiere esta letra d) del apartado 3 del artículo 33 LIRPF, no darán derecho a reducir la base imponible del pagador ni constituirá renta para el perceptor. Y por supuesto, como antes, no podrá dar lugar, en ningún caso, a las actualizaciones de los valores de los bienes o derechos adjudicados.

- Se incorporan en la base imponible del ahorro las ganancias y pérdidas patrimoniales cualquiera que sea el plazo de permanencia en el patrimonio del contribuyente, al tiempo que se podrán compensar en la base del ahorro rendimientos con ganancias y pérdidas patrimoniales, de forma progresiva y con determinadas limitaciones.

- Exención de plusvalías para mayores de 65 años: Se pueden excluir de gravamen las ganancias patrimoniales correspondientes puestas de manifiesto en la transmisión de elementos patrimoniales (inmuebles, por ejemplo) de personas mayores de 65 años si con el producto se constituye una renta vitalicia asegurada a su favor, en el plazo máximo de 6 meses, siendo el máximo importe que se puede destinar a constituir dicha renta de 240.000 euros.

- Se incrementan los mínimos personales y familiares, si bien el efecto se ve atenuado al llevarlos a una tarifa más reducida, siendo este efecto más acusado en 2016 que en 2015, por ser la tarifa inferior en este año. En general, el importe de los mínimos que ahora inciden como una deducción en cuota del 24,75% de su importe, en 2015 lo harán como una deducción del 20% y en 2016 del 19% de los mismos, aunque esto puede variar por las tarifas de cada Comunidad Autónoma y por los mínimos que, en su caso, regule cada una de ellas.

- Las escalas de gravamen sufren importantes modificaciones, reduciéndose los tipos marginales de todos los tramos. La reducción se produce en los ejercicios 2015 y 2016.

Así, se establecen nuevas escalas de gravamen, de la base liquidable general y del ahorro, con reducción del número de tramos y de los tipos mar¬ginales (en relación con los incrementados con el gravamen complementario vigentes en 2012, 2013 y 2014) que se va a implementar en dos fases, para 2015 y 2016. Con relación a la escala estatal de gravamen aplicable sobre la base liquidable general: el número de tramos se reduce a cinco, el marginal mínimo se fija en el 10 % para 2015 y en el 9,50 % para 2016, y el marginal máximo se fija en el 23,50 % para 2015 y en el 22,50 % para 2016. El gravamen final dependerá de la escala autonómica correspondiente. Si bien, a efectos de retenciones se propone una escala de cinco tramos cuyos tipos margina¬les oscilarían entre el 19 % (20 % para 2015) y el 45 % (47 % para 2015). La escala de gravamen (estatal más autonómica) aplicable sobre la base liquidable del ahorro será la siguiente:

Hasta 6.000 - 20% (2015) - 19% (2016)
De 6.000,01 a 50.000 - 22% (2015) - 21% (2016)
50.000,01 en adelante - 24% (2015) - 23% (2016)

Impuesto sobre el incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU)

El Impuesto sobre el incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), también llamado la “plusvalía municipal” se regula en los artículos 104 a 110 del texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales (TRLRHL), aprobado por Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo.

El artículo 59 del TLRHL configura al Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU) como un impuesto de establecimiento potestativo y se completa con el acuerdo de imposición y la aprobación de la correspondiente Ordenanza fiscal por la Entidad local.

Pues bien, el artículo 104.3 del TRHL dispone que no están sujetos a IIVTNU los incrementos de valor que tengan su origen en la transmisión de bienes inmuebles, entre cónyuges, como consecuencia del cumplimiento de sentencias de divorcio, con independencia del régimen económico matrimonial que rigiera el matrimonio.

A fines liquidatorios es indiferente que la partición del haber ganancial se haga mediante su distribución entre los cónyuges o mediante su venta en pública subasta con intervención de terceros; ambos constituyen los modos típicos de extinción de comunidad sobre cosas indivisibles, de acuerdo con el artículo 404 del Código Civil. El hecho de que en el acto de subasta intervengan terceros que eventualmente hubieran podido adquirir el inmueble es anecdótico a estos fines. Lo relevante es que el adjudicatario sea uno de los cónyuges. La transmisión aquí controvertida se produjo en ejecución de una sentencia de divorcio, es decir, en cumplimiento de lo acordado por el Juez en un proceso de dicha naturaleza, proceso que conlleva, además de la disolución del matrimonio, la liquidación del régimen económico matrimonial (Sentencia del TSJ Madrid de 14 de abril de 2011).

No están sujetas al IIVTNU las plusvalías del bien adjudicado a la esposa por la disolución de la sociedad de gananciales al fallecimiento del su esposo. Con independencia de la concepción que se tenga de la sociedad de gananciales, deben considerarse exentos del IIVTNU los bienes que perciben los cónyuges en concepto de adjudicación por la disolución de la sociedad legal de gananciales. En este punto resulta indiferente que la sociedad de gananciales se disolviera por el fallecimiento de uno de los cónyuges o tuviera lugar por cualquier otra causa, separación, divorcio, nulidad del matrimonio o acuerdo de los cónyuges, pues lo que aquí interesa es determinar el régimen aplicable a la adjudicación integra de un bien perteneciente a la sociedad de gananciales o uno solo de los cónyuges (Sentencia del TSJ del Principado de Asturias de 28 de diciembre de 2009).

Procede la aplicación de la exención objetiva a favor de las transmisiones de bienes inmuebles entre cónyuges como consecuencia de sentencias de nulidad, separación o divorcio matrimonial, siempre que dicha transmisión se acomode a lo que la sentencia establezca, aunque la transmisión se haya producido con anterioridad a que tal sentencia haya alcanzado firmeza (Sentencia del TSJ de Cataluña de 22 de enero de 1999).

Siguiendo los criterios doctrínales y jurisprudenciales, se puede afirmar que la adjudicación por extinción de una comunidad de bienes no constituye una transmisión a efectos del IIVTNU siempre que la adjudicación no exceda del porcentaje atribuible a la primitiva participación, por entenderse que en esta situación lo único que ha tenido lugar es la mera concreción material y física de una cuota ideal en una comunidad preexistente.

Por tanto en la extinción de la comunidad, de gananciales u ordinaria, mediante adjudicación a los cónyuges en proporción a su cuota de participación, sin que se produzca, por tanto, exceso de adjudicación, no se produce la sujeción al IIVTNU). En este supuesto, la división tiene carácter declarativo y no traslativo de la propiedad. Es una mera especificación, una mera concreción en función de las cuotas de participación en un condominio. No es adquisición «ex novo», sino la concreción material y física de una cuota ideal en una comunidad preexistente

La fecha de la transmisión del inmueble, a afectos del IRPF y de la Plusvalía Municipal es la de formalización ante notario, en ejecución de la sentencia de 31/07/2014. El depósito del importe de la venta en el juzgado es una fase del cumplimiento de la sentencia, que culminará cuando se formalice la venta en escritura pública.

No están sujetos al Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), los incrementos de valor que tengan su origen en la transmisión de bienes inmuebles, entre cónyuges, como consecuencia del cumplimiento de sentencias de divorcio, con independencia del régimen económico matrimonial que rigiera el matrimonio.

En los que respecta a la problemática que se plantea en estos supuestos de divorcio matrimonial, en el que se lleva a cabo la venta judicial de la vivienda a un excónyuge, al vendedor puede interesarle efectuar la operación en 2014, ya que para 2015 entre en vigor la reforma fiscal del IRPF que habría que analizar si le perjudica o favorece.