Las pymes, la clave de la recuperación de la economía española

Las pymes, la clave de la recuperación de la economía española

 

Antonio Pujol, Director General de Banca Minorista de Banco Popular

Por tercer año consecutivo, Popular ha sido líder absoluto del sistema financiero español en disposición de líneas ICO, hecho que refuerza el posicionamiento del banco como referente de la pequeña y mediana empresa.

España creció el pasado año casi el doble que la zona euro - un 1,3 por ciento frente al 0,7 del conjunto de países de la moneda común- y ha generado la base para mantener muy satisfactorios niveles de crecimiento el próximo ejercicio, por encima del 2 por ciento. Además, la rebaja de impuestos que se aplicará en este ejercicio podría añadir medio punto porcentual adicional al Producto Interior Bruto, dado que es previsible que una mayor proporción de esa reducción, de esa mayor capacidad adquisitiva, se destine al consumo y no al ahorro. Además, en 2014 se creó empleo neto por primera vez desde 2008 y ese aumento sitúa al consumo en una capacidad de crecimiento superior al 2 por ciento en términos reales.

Ante esta incipiente recuperación, lo que se ha dado en llamar `una lenta vuelta a la normalidad', se hace más necesario que nunca recordar que no existe competitividad ni economía de mercado sin empresarios. En España existen más de tres millones cien mil empresas, de las que casi el 99,9% son pymes. Además, la pyme tiene una particular importancia en su contribución a la generación de empleo, al ocupar a más del 75 por ciento del empleo privado; y aportan más del 65 por ciento del PIB español. Han de incentivarse, por tanto, lo máximo posible y con la mayor celeridad de la que se sea capaz las condiciones que faciliten la vida de las empresas, porque son protagonistas para que haya una mejora real en la economía española.

En este contexto económico, la responsabilidad de los bancos es muy clara: permitir que la financiación llegue a la economía real, más concretamente a los actores que suponen el verdadero motor productivo: la pequeña y mediana empresa. El papel de nuestro Banco en este proceso es muy claro: posibilitar la toma y asunción de riesgos, actuar como catalizador de los nuevos proyectos y facilitar a las empresas la financiación que requieren para llevarlos a cabo.

Por ello, lejos de pensar que ya estaba todo el trabajo realizado, Popular ha seguido intensificando su apoyo a la pequeña y mediana española, aumentando la cantidad dispuesta a través de las diferentes líneas que el Instituto de Crédito Oficial ofrece. De esta manera, se ha alcanzado un total que asciende a 4.500 millones de euros, lo que representa un aumento del 45% respecto al año anterior, una trayectoria que el banco pretende mantener, o incluso mejorar, para el año 2015.

Por lo tanto, Banco Popular no ha perdido nunca su condición de refugio para las pymes, las familias y los emprendedores. Nuestra apuesta por este negocio es firme y a largo plazo, por eso cada vez más empresas y autónomos confían sus proyectos en nuestra entidad, buena prueba de ello son estos tres años liderando la concesión de créditos ICO.

El apoyo a la pequeña y mediana empresa es uno de nuestros signos de identidad desde que se constituyó el banco en 1926 y, desde entonces, nuestro permanente esfuerzo nos permite mantener y desarrollar este apoyo a las pymes. El servicio que demandan es especializado, exigente en la atención y de calidad en el conocimiento profundo de las necesidades de las empresas. Esto no se improvisa, ni se implanta en un año ni en dos, sólo se puede desarrollar y mantener si toda la organización lo entiende y lo comparte, algo que sí ocurre en Popular.

Precisamente este modelo de negocio basado en el servicio personalizado a las empresas es lo que ha llevado a Popular, a ser también líder en cuota de mercado en pymes, con más de un 17,1 por ciento, y a presentar crecimientos interanuales de crédito nuevo concedido de más del diez por ciento. Más de un millón de clientes pymes y autónomos nos avalan. Más de ochenta mil empresas captadas como nuevos clientes en el año 2014.

Para concluir, me gustaría reiterar que Popular espera seguir contando con la confianza de las pymes españolas durante los años venideros y, de esta manera, continuar trabajando en conjunto por una mejora de la economía española. Es necesario insistir en la idea, más que nunca, si cabe: las pymes.