EL ALUMNO DE 13 AÑOS, SIN RESPONSABILIDAD PENAL

EL ALUMNO DE 13 AÑOS, SIN RESPONSABILIDAD PENAL

Los padres del menor que mató al profesor, responsables de la posible indemnización

El alumno que asesinó al profesor es menor de 13 años, por lo que está exento de cualquier responsabilidad penal. Sus padres, sin embargo, deberán asumir la posible indemnización civil.
 

La mayoría de edad penal en España está en los 18 años por considerarse el momento en el que las personas tienen plena capacidad de obrar, tal y como recoge el Código Civil de 1995. Es cierto que la legislación actual establece la posibilidad de exigir algunas responsabilidades a los mayores de 14 años, según la Ley Orgánica reguladora de la responsabilidad penal de los menores. Pero, en todo caso, el escenario jurídico español fija que aquellas personas que tengan menos de 14 años son inimputables de delitos penales, independientemente de la gravedad de los mismos, y el ámbito de corrección de su conducta será “únicamente el educativo”, según explica la profesora de Derecho Penal experta en menores de la UNED, María Dolores Serrano Tárraga.

El debate sobre si se debería reformar esta Ley de menores vuelve a estar sobre la mesa después de que esta mañana un joven de 13 años haya asesinado con un machete a un profesor del Instituto Joan Fuster de Barcelona, después de herir a otras cuatro personas con el arma blanca. Es el primer caso de una muerte violenta de un alumno contra un profesor en España. Uno de los casos más mediáticosque influyó determinantemente en la reforma de esta legislación fue la puesta en libertad de Rafa G.F., conocido como 'el Rafita', uno de los menores condenados por la muerte de Sandra Paloen mayo de 2003, que generó la movilización de la familia de la joven pidiendo un mayor endurecimiento de la ley para hechos de esta naturaleza

La cuestión que se plantea ahora es si un chaval de esa edad es consciente de lo que supone llevar a cabo una acción de estas dimensiones, en el que hay cuatro heridos y un fallecido. Al no alcanzar los 14 años, el alumno fue únicamente identificado y custodiado en el interior del centro escolar hasta que lo derivaron a un hospital para evaluar su estado psiquiátrico. “En ningún caso un menor de 13 años, como el responsable de lo sucedido hoy en Barcelona, tiene una responsabilidad penal”, insiste la profesora Tárraga. “El legislador establece el límite de los 14 años en la ley de responsabilidad de menores teniendo en cuenta un criterio estrictamente biológico”, afirma. De manera que, "lo que el legislador entiende es que una persona de menos de 14 años se encuentra en estado de niñez, y no tiene capacidad de obrar", quedando exento de asumir responsabilidades.

En el ámbito penal, el adolescente de 13 años no asumirá responsabilidades. Y tampoco lo harán sus padres, evidentemente, porque la responsabilidad penal es personal e intransferible. Sin embargo, los progenitores sí seríanresponsables solidarios civiles si las víctimas o sus allegados solicitan una indemnización por daños y perjuicios. Sólo en caso de que el chaval tuviera patrimonio autónomo, los padres estarían exentos del pago de esa indemnización.

El catedrático de Derecho Penal de la Universidad Complutense, Fernando Santa Cecilia insiste en que, a pesar de que el límite de 14 años lo establece el legislador, en realidad “se trata de una decisión tomada por la doctrina completamente consensuada entre profesionales como médicos, psicólogos y otros expertos” que, de hecho, es “muy similar al del resto de países de la UE”. Otra cosa, insiste el catedrático, es la necesidad de llevar a cabo un estudio pormenorizado de “perfiles criminológicos” existentes en los menores de edad. En todo caso, la única manera de combatir estos hechos son  “medidas preventivas” que deben salir de la educación y el control primario para que no se repitan barbaridades de este calibre.

En este caso, la línea entre las posibles responsabilidades es especialmente fina porque si el alumno hubiera alcanzado los 14 años, la situación sería bien distinta. Según la Ley de responsabilidad de menores, la pena más alta –probablemente aplicada al tratarse de un asesinato–, sería el internamiento en un centro en régimen cerrado, que podría prolongarse como máximo durante cinco años. Una vez cumplida esta pena, se le podría imponer asimismo un régimen de vigilancia.

Armado con una ballesta tuneada y un puñal

El joven de 2º de la ESO llegó al instituto con retraso, hacia las 9:15 horas de la mañana, armado con una ballesta tuneada, un machete de grandes dimensiones y una mochila, en cuyo interior escondía un cóctel molotov. Después de herir a la profesora de Castellano y su hija, que también era alumna de la clase, el chico sacó el cóctel molotov de su mochila que había montado en una botella de cerveza- y amenazó con hacerlo estallar.

El chico se dirigió más tarde hacia un profesor de ciencias sociales, que llevaba dos semanas en el centro sustituyendo a otro docente, y le clavó el machete en el tórax, causándole la muerte. Después de matarlo, el chaval disparó indiscriminadamente la ballesta y provocó otras lesiones a una profesora y otro de los alumnos.

Según Efe, la ballesta que ha utilizado el joven disponía de regulador para disparar y estaba tuneada, aunque no era un artefacto elaborado en casa. Los investigadores sospechan que las flechas que disparaba el menor sí que eran caseras, ya que podría tratarse de un artilugio montado con bolígrafos.

EL CONFIDENCIAL