1,4 millones de desempleados llevan tres años o más sin trabajar

El paro de larga duración sigue siendo una dura lacra para la economía española. Se comprueba con cada dato que asoma sobre el mercado de trabajo, el último en conocerse es que 1,4 millones de desempleados lleva tres años o más sin trabajar. Lo que es lo mismo, una de cada cuatro personas en paro (5,6 millones) llevan al menos un trienio en esa situación, según la submuestra de la encuesta de población activa (EPA).

Las cifras divulgadas ayer, correspondientes a datos extraídos durante todo el ejercicio 2014, pueden incluso quedarse cortas, puesto que el INE extrae estos 1,4 millones de parados del colectivo de trabajadores que han tenido un empleo antes de perderlo, poco más de cinco millones. Por tanto, fuera de esta cuenta se quedan quienes siendo parados no tienen experiencia laboral previa, unos 600.000.

Estos datos demuestran que la pregonada mejora laboral no llega a quienes peor lo están pasando: los que llevan más tiempo sin empleo. Esto ya se observaba en la EPA correspondiente al primer trimestre de 2015 —que hizo referencia a quien encadena más de dos años en paro—, publicada hace un par de semanas y se ve con más precisión en este estudio correspondiente a todo 2014.

2,7 millones de parados podrían convertirse en estructurales

El cambio de modelo productivo en España hacia otro de mayor valor añadido hará que casi la mitad de los parados, que cuentan con una baja cualificación, no puedan encontrar trabajo en adelante y que la tasa de paro estructural se sitúe entre el 12% y el 13%, frente al 8% previo a la crisis.

Así lo ha indicado el responsable del Gabinete Económico de CCOO, Carlos Martín, durante la presentación del segundo número de 'En Clave de Economía' que elabora el departamento, en la que ha intervenido el secretario general del sindicato, Ignacio Fernández Toxo, quien ha destacado que actualmente el 60% de los desempleados lleva más de un año en esta situación.

Según Martín, evitar esta situación implica "otro presupuesto y otra reforma fiscal", para que, entre otras cosas, aumente el potencial de crecimiento de sectores como el industrial, en el que pueden emplearse parados que salieron de la construcción durante la crisis. Además, Martín cree que la solución también pasa por establecer "nuevos programas para recuperar a los parados de larga duración, que combine políticas de protección y de acompañamiento".

400 millones menos en prestaciones y todas las Autonomías crearon empleo

En febrero pasado volvió a caer el porcentaje de los parados que cobra una prestación o un subsidio, pasando del 56,4% de enero al 55,7%. Respecto a hace un año este porcentaje se ha recortado en cinco puntos y el número de beneficiarios de estas ayudas ha disminuido en 377.459, un 14% menos. Pero lo que más ha descendido en el último año es el gasto realizado en estas prestaciones.

Solo en febrero se gastaron 400 millones menos en pagar prestaciones y subsidios que en el mismo mes del año anterior, lo que representó una disminución del 18%. Sobre todo, por el menor pago de las prestaciones contributivas, que son las más altas, las que primero se agotan y las que más cuesta generar, y que vieron aminorar el gasto un 23% (362 millones menos).

Por su parte, en marzo todas las comunidades autónomas crearon empleo, tanto respecto al mes anterior como a hace un año. Murcia y Andalucía fueron las regiones que más vieron crecer su número de cotizantes, con avances mensuales del 1,7% y 1,61% respectivamente. Mientras que Baleares, Cantabria y la Comunidad Valenciana encabezan la lista de las comunidades donde más creció el empleo en los últimos doce meses, con avances superiores al 4%. Solo dos provincias destruyeron empleo: Castellón, que perdió 1.221 cotizantes y Jaén, que cuenta con casi 7.000 afiliados menos que hace un año.

A concurso la formación de los trabajadores

A concurso la formación de los trabajadores

(La Vanguardia, 19-02-2015)

La formación se ha empeñado el Ministerio de Empleo dejará de ser un negocio que se repartían patronal y sindicatos. Desde el organismo se trabaja en buscar la fórmula idónea al nuevo sistema. Si ayer se manifestó en que desde Empleo barajan que patronal y sindicatos cobren por el diseño de la formación, no están por la labor que su participación vaya más allá para evitar casos como los ocurridos en Andalucía. El concurso es la opción que gana más adeptos.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, señaló que la reforma del sistema de formación para el empleo sacará a libre concurrencia competitiva el cien por cien de la formación de oferta, que gestiona unos recursos próximos a los 1.2000 millones de euros anuales y que cambiará su denominación actual por la formación transversal o sectorial.

Báñez aprovechó para ratificar que la reforma suprimirá la actual Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo y la sustituirá por una agencia estatal de formación, bajo la dirección el Ministerio de Empleo, que asumirá las funciones de gestión, evaluación, ejecución, seguimiento y control de la oferta formativa.

El objetivo que pretende la ministra Fátima Báñez con esta reforma es doble: por un lado articular una oferta formativa útil, adecuada a las nuevas demandas y avances de la sociedad y del mercado laboral, que mejore la productividad y la competitividad de las empresas, y que permita la reincorporación al mundo del trabajo del mayor número de desempleados.

Ampliación del plazo de presentación de los modelos 123, 124, 126, 128, 130, 131, 136 y 216 correspondientes al primer trimestre de 2015 o al mes de marzo de 2015

Orden HAP/709/2015, de 22 de abril, por la que se amplía el plazo de presentación de los modelos 123, 124, 126, 128, 130, 131, 136 y 216 correspondientes al primer trimestre de 2015 o al mes de marzo de 2015.

Enlace a la norma